AVISO: OFERTAS DE EMPLEO Y CURSOS, al final de la entrada (tras la canción)

Con frecuencia se escucha en los medios la bajada del número de dependientes, normalmente por boca del Consejo Estatal de Trabajo Social, la Asociación de Directores y Gerentes de SSociales, o las diversas plataformas en defensa de la Ley de Dependencia. Este fenómeno requiere una explicación al público en general y profesionales.
El proceso viene a ser el mismo que cuando hablé del «milagro» por el que en plena crisis, hay menos perceptores de Rentas Mínimas en la entrada que llamé «las gallinas que entran por las que van saliendo». Al igual que en aquel caso, son más las que salen que las que entran, pero en dependencia, a un ritmo mayor, ya que la gente fallece: qué cosas.
Por lo tanto, están sucediendo dos «milagros» simultáneamente:
 
1.- Más pobreza pero menos perceptores de Rentas Mínimas.
2.- Más personas dependientes (ya que la esperanza de vida no ha disminuido) pero menos «dependientes reconocidos».
Sí, querido/a lector/a: no me he confundido: son datos oficiales: increíble pero cierto. Uno puede creer que es cosa de magia, pero yo, que soy de ciencias (un tránsfuga, lo siento), no acabo de verla: más bien atisbo un plan diseñado para ahorrar y cargarse el sistema. Os contaré cómo es posible conseguir esto sin derogar la Ley de Dependencia (o hacerlo de manera encubierta).

      En primer lugar, hay que partir de dos afirmaciones generales que son duras, pero claves para entender lo que se está haciendo (en clave matemática):

1.- TEOREMA: las personas dependientes (mayores y discapacitadas) fallecen ANTES que las autónomas: eso es de cajón: es algo natural para quienes tienen limitaciones y enfermedades.

2.- COROLARIO: Si no reciben atención, fallecerán ANTES que si las recibiesen: importante detalle que agrava las consecuencias de los retrasos.

      Sé que decirlo es un poco duro, pero no deja de ser real: demostrar ambas hipótesis es una pérdida de tiempo, pero describir cómo se aprovechan, no, así que os cuento las diversas técnicas que voy conociendo con el paso del tiempo -seguro que alguna se me escapa- (para profanos/as: la «dependencia» se mide en 3 grados, siendo el 3 el mayor, y la gente solicita este reconocimiento ante sus servicios sociales municipales, de proximidad):

Técnica 1: Tardar en valorar a las personas solicitantes de reconocimiento inicial. Frente a la opción de que los/las profesionales de atención social primaria (aumentando nuestros recursos humanos y técnicos, claro) hiciésemos la valoración de las personas (lo que veníamos haciendo, con otros baremos, de toda la vida), se optó en varias CCAA – como la mía- porque lo hiciese un nuevo cuerpo que hubo que crear. Un ejemplo de ineficiencia y derroche mayúsculo, como es desaprovechar una estructura cercana y territorializada, suponiendo un aumento lógico de los costes, y los plazos, claro; porque si yo visito en una semana (si no es una urgencia, en cuyo caso lo hago en el día), ellos/as en 2-3 meses… (ahora que se habla tanto de racionalización… imaginad ir a visitar a una persona en un municipio perdido: no hay que ser economista). Y mientras, va pasando el tiempo…

Técnica 2:  Una vez reconocido el grado, tardar en asignarles una prestación, sencillo. En ocasiones (Ayudas a cuidadores «PECEF»), incluso más de un año. Y mientras… va pasando el tiempo…
Técnica 3: Tardar en revisar el grado. Supongamos que una señora tiene grado 2 y dispone de una ayuda a domicilio (una auxiliar que va a ayudarla con su aseo todos los días una hora):  se rompe la cadera y queda encamada, por lo que precisa más tiempo de servicio: habrá que pedir una revisión del grado: pues bien: esta persona puede tardar en ser revisada entre 6 y 12 meses en mi comunidad autónoma, y luego, la asignación de la prestación (volver a técnica 2), claro… todo ello para tener un servicio más intensivo y adaptado a sus necesidades.  Y mientras… va pasando el tiempo… 
Técnica 4: Dificultar la entrada en el sistema de nuevos dependientes: si modificas los baremos para que lo que antes sí era dependencia, hoy no, ¡EUREKA! incluso parece que hay lugares donde se están haciendo revisiones de oficio (a la baja, por supuesto) >VER noticia.

Técnica 5: Mantener los errores de los baremos de medición (aquellos que excluyen, claro). Unido al endurecimiento de los baremos, se mantienen los errores que ya se conocían: desde el inicio había una deficiencia muy grave a la hora de valorar la dependencia de personas con enfermedad mental (resulta verdaderamente difícil explicar cómo una persona incapacitada judicialmente tiene grado 0 o 1 pero depende de la firma de su tutor para sacar dinero del banco) o cuando hay problemáticas sociales graves, ya que el informe de los Servicios Sociales apenas vale. Ni que decir tiene que, a pesar de las muchas quejas, estos temas no se han corregido en los nuevos baremos, claro: eso iría contra la propia técnica 4.

Técnica 6: Aprobar un régimen de incompatibilidades entre prestaciones (recortar, vamos). Un ejemplo: si te quedaste con la idea de que era posible que un/a profesional (ayuda a domicilio) asee al dependiente justo antes de que le recoja la ruta que le llevará al Centro de Día… olvídate: eso ERA posible ANTES de la aprobación del régimen de incompatibilidades, que las Comunidades Autónomas aprovecharon para tomar al pie de la letra (aunque podían haberlo suavizado, la mayoría optaron por la opción más barata: hacer incompatibles ambos servicios, por ejemplo). Hace años, simultanear ambos servicios era habitual, ya que así se garantizaba que la persona estaba preparada para el momento de llegada de la ruta del Centro de Día.
Técnica 7: Reducir las solicitudes de revisión de grado poniendo pagos a dichos procedimientos: un clásico, con el que, además, se hace caja.
Técnica 8: Suspender y mantener suspendida (ni los/las más optimistas creemos ya que se levante esta suspensión, prorrogada reiteradamente) la aplicación del grado 1.  Sí, entre ellos, esos servicios que previenen caídas y fracturas en los domicilios.
 
       Bueno, si sumáis el resultado de aplicar varias o todas las técnicas descritas, a las dos hipótesis de partida… ¡¡tachaaan! MENOS DEPENDIENTES. Pero no se trata de magia, sino de matemáticas: y en la aritmética no hay lugar para la interpretación. Las 8 técnicas descritas son el reflejo de una misma línea con dos objetivos claros: dificultar la entrada y facilitar la salida, o lo que es lo mismo: cargarse el sistema, y claro, a la persona dependiente.

RECLAMEMOS NUESTROS DERECHOS. Ahí lo dejo.

Un saludo
Nacho
Hoy os dejo con otra de un viejo rockero. Iggi Pop (el de la tónica, jeje). The passenger.

 
AVISO: OFERTAS DE EMPLEO Y CURSOS RECIBIDOS DESDE LA ÚLTIMA ENTRADA >>VER

Comparte esta entrada
8 TÉCNICAS PARA REDUCIR EL NUMERO DE «DEPENDIENTES»

18 thoughts on “8 TÉCNICAS PARA REDUCIR EL NUMERO DE «DEPENDIENTES»

  • 01/12/2014 a las 20:30
    Enlace permanente

    Añado: una prestación económica no hace más autónomo a un dependiente. Lo deja igual con la única salvedad del reconocimiento económico a la família que lo cuida. Los cambios se hacen evidentes cuando se utilizan servicios de forma correcta y, esos cambios, se perciben en el dependiente, pero también en sus familiares. Por eso, desde europa, con buen criterio, siempre se dejó claro que el objetivo era el desarrollo de servicios para la atención en el propio domicilio. Lástima que se utilizara la dependencia en sus inicios para crear complementos de pensión (que sí, son pequeñas). Todavía arrastramos las consecuencias.

    Responder
    • 24/03/2014 a las 08:05
      Enlace permanente

      Gracias! No he leñídop el libro, me lo apunto. Coincido en varios puntos del análisis sobre que la Ley de Dependencia salió en un momento crítico ya económicamente, pero para mí fué una apuesta valiente, de superar la locura de las competencias autonómicas con el objetivo de proteger a los dependientes. Yo la aplaudí y la aplaudo. Otra cosa es que debería haber sido acompañada de cambios fiscales o de otras medidas que garantizasen su desarrollo. Yo creo que, a pesar de los pesares, el balance es positivo, si bien precisa ser revisada y pulida, nunca a la baja, por supuesto. Gracias por comentar! cuando lea tu libro, contactamos, si te parece. Un saludo.

      Responder
  • 23/01/2014 a las 13:41
    Enlace permanente

    Buenas, yo ayer me quedé completamente alucinada cuando me entregaron el acuse de inicio de procedimiento de una solicitud de valoración, que recoge lo siguiente:
    Plazo máximo para resolver y notificar la resolución: tres meses.
    Transcurrido dicho plazo sin resolver y notificar, su solicitud se podrá entender desestimada.
    ¿Cómo puede ser esto posible? O sea, que ya no hace falta hacer la valoración y considerarte o no como dependiente, directamente dejo pasar el tiempo y ni contesto.
    ¡Es totalmente inadmisible!
    un saludo desde Córdoba

    Responder
    • 23/01/2014 a las 13:51
      Enlace permanente

      Pues sí, así es de triste. Se llama silencio administrativo desestimatorio, en un principio está pensado para que un ciudadano no se ponga a pedir «un piso en la playa» y tengan siquiera que contestarle, pero claro, se les ha olvidado que no estamos hablando de eso sino de derechos legales, es una trampa para, directamente, que sepas que estas «desestimado» «salvo resolución expresa contraria»: o lo que es lo mismo: dejar los derechos en papel mojado.

      lee esta entrada: http://pasionporeltrabajosocial.blogspot.com.es/2012/10/encuentra-las-diferencias-encuentra-la.html

      En fín. Lamento informarte de que son así las cosas… un saludo y gracias por participar! Nacho

      Responder
  • 22/01/2014 a las 17:46
    Enlace permanente

    Hola, totalmente de acuerdo contigo, en Murcia, la situación pienso que está un poco peor, porque nunca se puso en marcha el Servicio de Ayuda a Domicilio, y ahora tardan dos años para conceder la prestación de cuidados en el entorno, las vinculadas al servicio las pagan tarde y mal, y los ingresos en Residencia se llevan su tiempo, así que lo que queda de la ley es su nombre y una situación perversa muy dificil de explicar a la persona depediente y a sus familiares. Un abrazo y seguiremos en la brecha. Cheli

    Responder
    • 23/01/2014 a las 09:09
      Enlace permanente

      Efectivamente, Cheli. Realmente están hhaciendo una derogación oculta de la Ley. Lamentablemente, parece que la ciudadanía de Murcia es castigada continuamente… en fín. Mucho ánimo y a seguir en la brecha!

      Responder
  • 22/01/2014 a las 00:58
    Enlace permanente

    Y si además se elimina la cotización a la Seguridad Social del familiar cuidador que tuvo que dejar su trabajo para atender al dependiente, quizá consigamos que se acelere su liquidación.

    Responder
    • 22/01/2014 a las 14:07
      Enlace permanente

      Muy buena reflexión, creo que la técnia 1 se limita al Ayto de Madrid, puesto que segun tengo entendido en el resto de municipios de la CM son los ts de atención primaria quienes hacen las valoraciones…..y supongo que tambíen harán las revisiones….

      Responder
    • 23/01/2014 a las 09:07
      Enlace permanente

      No, lo de que en ASP valoremos está comenzando sólo en algunos. Parece que se han dado cuenta de que estaban perdiendo eficiencia por todos los lados… En otras CCAA (mira lo que dice la compañera de Murcia) andan peor aún. En todo caso, el Ayto de Madrid represtna a más del 50% de los habitantes de la Comunidad… en fín… un drama… Gracias por comentar!!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

Subscríbete a mi Blog