AVISO 1: AL FINAL DEL POST, OFERTAS DE EMPLEO Y CURSOS
AVISO 2: Que no me entere que no quieres ir al CONGRESO (ya somos casi 1000 los que iremos) >> CLICKA
El mes de octubre marca normalmente el inicio de las prácticas de los y las alumnas que estudian Trabajo Social. Para muchos/as de nosotros/as, son recibidos/as con ilusión (y no sólo porque nos ayudarán a realizar algunas tareas, jeje, que siempre vendrá bien…), sino porque cada año es un reto lo de tener un compañero/a con el que “reflejas” diariamente tu profesión, e intentas “sacar pecho”: de ahí que se me ocurran pocas maneras más útiles para intentar mejorar, modificar nuestras metodologías, procedimientos y actitudes que sentir que tienes que explicar a alguien “desde 0” todo lo que haces. Es como si te pusieran un espejo delante. 
 
Por eso me fastidia tanto cuando alguien lo entiende como una carga: en lugar de algo como “una inversión”: colaboras en su formación, y después colaborará en tus tareas, y, de paso, será todo un camino de aprendizaje mutuo y de enriquecimiento profesional, al tener que revisarte, sistematizar, etc., aparte de cumplimiento de un compromiso profesional y ético de responsabilidad en la formación de los profesionales del mañana. Por lo tanto, sed BIENVENIDAS/OS.

Por supuesto, y porque de vez en cuando me lo preguntan: los TS “formadores/as” NO RECIBIMOS NADA MATERIAL A CAMBIO, que conste
De los primeros momentos, es curioso, suele suceder que tienen que realizar un trabajo para la escuela y hacen una de las más temidas preguntas de la trinchera¿y tú, qué modelo sigues? esta cuestión de los modelos es algo sobre lo que ya hablaré, pero, para profanos/as, viene a ser un “defecto de fábrica” con el que la gente sale de la escuela: la necesidad de posicionarse desde un plano teórico en lugar de hacerlo una vez ya conoces “el campo”. En la psicologia hay unas corrientes tan marcadas que incluso podrían llamarse “facciones” (conductismo, psicoanálisis, etc.)con litigios históricos,  pero en nuestra disciplina, no es así, aunque existan las diferentes visiones… pero claro, los estudiantes tienen muy frescas estas “corrientes”… no obstante, el conocimiento y profundización en ellos es una herramienta más que válida para mejorar en la praxis diaria. De eso no me cabe duda.

En el marco de los Servicios Sociales de zona, al menos los que yo conozco, definirse por un modelo u otro no es una cuestión prioritaria, como podría ser al montar una clínica o un gabinete: el volumen de curro, la presión asistencial, la diversidad de casos y el marco de trabajo impide definirse demasiado (aunque, repito, es positivo y necesario conocerlos para utilizar sus enfoques). Por eso mi experiencia me dice que los y las colegas de Servicios Sociales solemos ser “eclécticos”, esto es, utilizamos una mezcla de ellos, aunque yo, si me tuviera que definir por alguno, el Centrado en la Tarea, sin duda (aunque alguien discrepe) ya que incluso tiene similitudes con el método de mejora de la productividad GTD del que soy fan. Si queréis conocer o refrescar el tema de los modelos de manera sencilla, aconsejo el libro: “Fundamentos del TS“, y en la página 316, el “Centrado en la tarea”.

En todo caso, la preguntita no está mal, pero consejo conocer a la población, la carga de trabajo y los procedimientos, para después descubrir las posibillidades que tenemos de ser puristas en el seguimiento de los modelos, jeje, aunque seguro que todos firmaríamos poder practicar lo sistémico.
No obstante, quería compartir con los y las colegas en esta entrada dos propuestas que aplico desde hace unos años
1.- La primera, ya la hacíamos en mi época de prácticas (soy de Comillas): es el “contrato de aprendizaje”, un documento en el que se reflejan los objetivos y queda más o menos claro qué espera la alumna de ti y viceversa: >>VER. 
2.- La segunda idea, que sí es de mi cosecha: pasarles el primer día (antes de que te pregunten lo de los dichosos modelos) un cuestionario >>VER. Por supuesto: el mismo cuestionario debe ser pasado al final del curso, gracias al cual, se sintetiza lo que realmente ha cambiado la percepción sobre los Servicios Sociales, sobre los que pesan tantos rumores e ideas erróneas (a veces difundidas desde las propias escuelas). Y si a alguien se le ocurre alguna pregunta para enriquecerlo, ya sabe… Es curioso que al principio sueles leer la definición “de libro”, y al final algo mucho más ajustado a la realidad… interesante…

Bueno, no en engañaré: la alumna/o que “caiga en mis manos” este curso… debe estar avisado/a… yo “me mojo”, pero pido lo mismo y el año pasado Raquel dejó el listón alto, jeje…
Lo dicho, a colegas y estudiantes, animaros a coger con ganas este nuevo reto. Ya lo he dicho anteriormente: los Servicios Sociales son uno de los mejores destinos para hacer las prácticas. ¡suerte!
Ánimo. Nacho
Mi recomendación musical para esta entrada, nuevamente aconsejada por mi compañera, Mercedes: Maldita Nerea:  El secreto de las tortugas: “Improvisemos un guión definitivo […] para que nunca falten ganas de soñar”.

 AVISOS: OFERTAS DE EMPLEO Y CURSOS (Gracias, Jacqueline Gamarra) >>VER
Comparte esta entrada
ALUMNAS/OS DE PRÁCTICAS

12 thoughts on “ALUMNAS/OS DE PRÁCTICAS

  • 18/10/2018 a las 23:06
    Enlace permanente

    ¡Hola! Me llamo Olga y soy futura trabajadora social. Dentro de poco tengo que empezar las prácticas y aún no he decidido donde. Me gustaría pedir un consejo sobre esto. Tengo dos solicitudes, una es para hacer en el Centro de Refugiados de Cruz Roja y otra es en el Ayuntamiento (Servicios Sociales Comunitarios). Dos sitios me atraen mucho y estoy indecisa. Gracias.

    Responder
  • 05/11/2013 a las 19:17
    Enlace permanente

    Hola Nacho. Soy una fiel seguidora de tu blog, y como bien dice su nombre haces que sienta verdadera pasión por el trabajo social.
    Yo he acabado la carrera el año pasado y te quería contar un poco como fueron mis prácticas. A mi me asignaron un centro de discapacidad y en los cuatro meses que he estado no me dejaron atender a ni una sola persona. Mi tutora nunca me presentaba a los usuarios (puedes imaginarte que cara les quedaba cuando me veían sentada en la silla al lado de ellos y con la trabajadora social defrente…), hubo casos en los que me “invitó a irme” del despacho porque no podía conocer ciertos detalles… Como punto a su favor, mi tutora luego me explicaba los casos, las distintas prestaciones, recursos… muy pero que muy bien, así que de teoría acabé las prácticas resabida!

    Por lo que al leer tu blog, ya no sólo esta entrada, me doy cuenta de lo equivocada que estaba respecto a lo que era el trabajo social. Acabé la carrera, después de estas prácticas, no teniendo nada claro que era lo que había estudiado, pensando una y otra vez que yo no quería ser trabajadora social, que “menudo aburrimiento”!!

    Pasados los meses, y yo que creía haber recuperado la ilusión en el trabajo social, me encuentro en un plan de empleo de prácticas de formación en servicios sociales, concretamente me asignaron en la oficina de atención al inmigrante en la que trabajan auxiliares administrativos y un abogado, y no hay ni un solo trabajador social! Por lo que a mi me toca ahora aprender de la labor de los auxiliares que dista mucho de lo que es el trabajo social.

    Como ves, estoy bastante desanimada dado que había puesto toda la ilusión y ganas del mundo en mi primera experiencia como trabajadora social, y me encuentro con esto…

    Un saludo y un abrazo 🙂

    Responder
    • 06/11/2013 a las 06:13
      Enlace permanente

      Buenas! En primer lugar agradecerte el que participes con tu experiencia.

      La verdad es que es una pena que algunos profesionales no sepan aprovechar el potencial que tenéis. Entiendo que al principio, vuestro papel sea más de observador, pero no puedo aceptar que eso no se modifique a lo largo del curso: yo, desde luego, no lo hago así. Una de dos, si veo que la persona no va a poder, no puedo” aprobarle” las prácticas (no tendría sentido); y si veo que sí, hay que dejar, y apoyarse. El año pasado “mi alumna”, terminó haciendo visitas, entrevistas y llevando alguna sesión grupal, sin ningún problema: los usuarios están acostumbrados, como cuando van al médico y hay una persona de apoyo. Y, por supuesto, estáis unidos al mismo secreto profesional que el “titular” de la plaza. Yo tengo una usuaria que no quiere que esté la alumna/o (una entre 500 expedientes), como es lógico, en ese caso, no podéis estar, pero en el resto… es más, entiendo que en todas las entrevistas tenemos que presentaros para que el usuario de su ok.

      En fin, creo que el problema básico pudo ser el esfuerzo que nos exige “salir de nuestra zona de confort”, aunque luego lo compensase explicándote “toda la teoría”.

      Respecto a lo que estás haciendo ahora… mala suerte, pero te aconsejaría que buscases tu diferenciación, las funciones que podrías hacer que te definen como TS (al margen de lo bien que lo hagan los auxiliares administrativos o el abogado), tú tienes otras “gafas”… y fueses haciendo propuestas para poder, digamos “hacerte tu sitio profesional” donde parece que no fue pensado, porque me cuesta pensar que no exista en ese centro trabajo específico para un TS. Mi primer año de prácticas fue con una TS que era abogada y ejercía como tal en una oficina de información jurídica, y al final pude hacer algo de lo que es TS, acompañamientos, atención más integral…

      No pierdas la ilusión, yo estuve trabajando muchos años de otras cosas (en un parque infantil, en un restaurante, de educador, de monitor,,,), y al final todo aquello me sirvió muchísimo para lo que hago ahora. Espero que pronto llegue esa oportunidad de poner todas esas ganas y capacidades.

      un abrazo y gracias por seguirme. Y muchas gracias por aportar.
      Nacho

      Responder
  • 26/10/2013 a las 09:49
    Enlace permanente

    Hola Nacho
    Sobre el post de los alumnos/as de prácticas, creemos que:
    Los y las profesionales deberian tenir una acogida tant buena como la tuya respecto a los alumnos/as, ya que es un reto trasmitir conocimientos a los Nuevos profesionales, es una posibilidad de compartir muy interesante.En este sentido, es imprescindible que la actitud positiva sea recíproca sinó, evidentemente se convierte en una carga para el profesión y una tortura para el alumno/a. No siempre los profesionales tienen alumnos “deseados”. Hay Instituciones que exigent esa figura al professional, a cambio de “nada” y a veces en contra de su voluntad.En eso caso, las prácticas pueden resultar un fastidio para las dos partes.
    Consideran que el punto de ayuda que supone el tutor de prácticas es muy importante para ellos Entienden que puede resultar una carga tenir alguien en su sombra, pegado todo el dia, preguntando…y que no todos saben convivir con esto…y el hecho de estar desbordados puede ser tambien un inconveniente.Enseñar en una arte!pero un arte que no todos tienen..por eso hay personas que les cuesta transmitir sus conocimientos o que se sienten inseguros, pero siempre aportan algo al alumno/a que perdura en él.Cada professional es distinto y hay que coger lo mejor de él! Tambien el alumno puede ayudar al professional en aquellas tareas que le deleguen, ser util.
    Valoran muy positivamente realitzar prácticas en un equipo interdisciplinario, ya que permite observar manerAs muy distintas a la ve que pròximes y complementarias a la hora de trabajar y asimilar todas elles.
    Respecto a los modelos, levantan sonrisas…porqué muchos de ellos hicieron esa pregunta a sus tutores! creen que es necesario conocerlos para aplicarlos,sustentar teóricamente las intervencions sociales. Los modelos enriquecen y ayudan a desarrollar la profesión pudiendo crear un propio modelo que se ajuste a las características de la población con que se trabaja y a la institución.Durante las prácticas se intenta identificar modelos, aunque la categorización de la realidad es muchas veces impossible.
    Un abrazo, seguimos!
    Alumnos de la udl

    Responder
    • 27/10/2013 a las 12:56
      Enlace permanente

      Cuando alguien dice que la institución le obliga no acabo de comprender, más bien pienso que uno no ha sabido planificarse bien con el alumno. Entiendo que al principio la relación es casi unidireccional (profesional al alumno), pero después se estabiliza. Por ejemplo, yo aconsejo con empezar 2 dias a la semana y acabar con 4, porque es cierto que cuando el alumno aún no tiene soltura, el tener a alguien mirándote hacer informes puede ser incómodo (para ambos). Con el tiempo el alumno puede ir tomando responsabilidades e incluso descargando al profesional, y no lo digo en plan “hacer el trabajo sucio”, sino hacer una parte del trabajo que tengo que hacer yo, por ejemplo, cumplimentar el registro, elaborar el DIS o hacer un informe para una ayuda, que después supervisamos conjuntamente. También, una vez llegado el momento, hacen visitas a domicilio o llevan una sesión grupal ¿por qué no?.
      En el fondo hay un problema grave de planificación, que hace que trabajemos a demanda, sin poder levantar la cabeza. Ese, creo, es uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos, a nivel individual, profesional e institucional.
      Y es cierto que cada profesional es distinto, y cada alumno también. Los he tenido (perdonad el masculino, es por comodidad) que no están interesados en hacer nada más que “sus horas” y no se implican, y otros que han sido verdaderos compañeros ” de fatigas”, con los que sigo escribiéndome, siguiéndonos… os animo a ser de los segundos: esos, sin duda, aprovechan sus prácticas, aprenden, y hacen mejorar al profesional.

      Lo del equipo interdisciplinar, depende de la institución, claro, porque en mi ayuntamiento, por ejemplo, hay muy poco en AT Primaria, pero es muy enriquecedor.

      Y de los modelos… coincido plenamente. Muchas gracias por comentar!! Nacho

      Responder
  • 24/10/2013 a las 16:20
    Enlace permanente

    Como alumna de prácticas de este año tengo que compartir que yo tenía un complejo bastante grande de que iba a ser una “carga” pero creo que casi más por lo que se transmite en la Universidad que por lo que pasa en la realidad. La realidad de mi experiencia es que no solo tu tutora se alegra y le motiva nuestra llegada sino que el conjunto de la gente con la que trabaja te acogen muy muy bien.

    En relación al modelo utilizado yo también fui de las que en las primeras entrevistas intentaba detectar que métodos utilizaban los profesionales pero ya me pude dar cuenta de que era bastante difícil atribuir a cada profesional uno solo determinado. Como casi siempre, categorizar la realidad es casi imposible.

    He tenido bastante suerte de poder ver como intervienen diferentes profesionales en un mismo ámbito. Yo estoy en el Dept. de Justicia Juvenil y en un mismo equipo hay dos trabajadoras sociales (una que trabaja desde el humor y la otra mucho más directiva) una psicóloga (con recursos más cientifícos, como tests o técnicas específicas) y una mediadora que viene de la rama de la sociología (experta en encuentros y resolución de conflictos) Tengo que decir que ver estas diferentes maneras o visiones de enfrentarse a menores infractores ha sido lo que más me ha podido aportar de la experiencia de ser practicante. ¡Y ya casi no me acuerdo de los métodos!

    Paula Mauro

    Responder
    • 25/10/2013 a las 09:13
      Enlace permanente

      Muchas gracias por comentar! confirmas mis teorías, que en la uni con demasiada frecuencia se da una visión de nosotros un poco distorsionada. No obstante, creo que es importante que reflejéis estas experiencias a la propia facultad, ya que deben ser cuidadosos con las generalizaciones. Me alegra que puedas estar viviendo unas prácticas tan estupendas. La experiencia de la interdisplinariedad es muy interesante (je, incluso de los roles humor-directiva). Un abrazo. Nacho

      Responder
  • 21/10/2013 a las 17:13
    Enlace permanente

    Como antigua alumna de prácticas sólo puedo dar las gracias a todos aquellos profesionales que nos brindan la oportunidad de poder aprender de ellos (en mi caso de Nacho) y que nos trasmiten la pasión por el trabajo social y el querer aun más esta profesión.
    Es una oportunidad única de plasmar lo aprendido y de saber realmente que es el trabajo social, que va más allá de modelos y técnicas (también importantes), es el momento en el que aprendes el contacto directo con la persona, como acercarte y generar la confianza necesaria para poder realizar una buena intervención, la cual varía dependiendo del usuario… Para mí fue el mejor momento de la carrera sin duda!!

    Responder
  • 21/10/2013 a las 11:25
    Enlace permanente

    sobre todo,seamos flexibles,jaja! los modelos nos permiten artesania, que creo que nos hace falta! “si pasamos el rodillo” vamos mal,estoy de acuerdo al 100%
    gracias Nacho, ya tengo comentarios,durante la semana te mandamos nuestra reflexión, seguimos!

    Responder
  • 21/10/2013 a las 09:26
    Enlace permanente

    Sabía que os llegaría, sí, sé que no todos somos tan acogedores, jeje. De todo hay en botica. Sobre lo de los modelos, es que es curioso el interñes por el posicionamiento que nos transmiten según llegan, pero coincido plenamente en tu planteamiento. Conocer para saber cómo, pero lo que no puedo entender es llegar a un sitio con un modelo ” a aplicar” así, ” a capón”, como si diese igual si la población es de un tipo u otro, la institución es de una forma u otra, la demanda, ya sabes… pero veo que coindimimos plenamente. Me encanta poder aportaros algo. Un abrazo y gracias por comentar!.

    Responder
  • 21/10/2013 a las 08:50
    Enlace permanente

    Hola Nacho, lo estaba esperando..jeje!
    Me parece genial, lo comparto ahora mismo con mis alumn@s a ver que piensan..
    Por mi parte el tema modelos me llega diirecto. Doy clases de modelos a los chicos de 3 de grado. No hay que obsesionarse con los modelos, aunque si conocerlos para poder intervenir no desde la intuición -tambinén necesaria- o el sentido común -aunque tambien tiene susu riesgos por ser el menos comun,no?..-Situarse en un modelo o otro quiere decir posicionarse y actuar en consecuencia. Para mi lo ideal es ser capaz de tenir un modelo propio uniendo lo major de cada uno.
    Me parece muy interesante conocer ese punto de partida,el cuestionario perfecto me lo apunto!
    Respecto a los profesionales…ojalá la mirada al alumno fuese la tuya,siento reconocer que no siempre es asi,y más en momentos en que los profesionales de primaria estan dejándose la piel. Creo que esa postura del enriquecimiento mútuo y incluso la autocrítica son muy necesarios, más que nunca. Escuchar sus expectatives y situar en el plano real es para ellos un proceso interesantísimo.
    Un abrazo,le contestaremos juntos!
    Alba

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subscríbete a mi Blog