#Avisoausuarios : OFERTAS DE EMPLEO Y CURSOS AL FINAL DEL POST
Vayamos con un post de temporada (y, además, ligero, que tenemos ya mucho lío en las casas con los preparativos navideños, festivales, cenas y comidas): JESUS de Nazaret: un caso para los Servicios Sociales (aunque nació en Belén), ya que hasta Miniyo anda por la recreación casera (a falta de caganer, je). Trataré de resolver este caso práctico, ya que se trata de una familia con ciertos problemas que, quizá, hubieran requerido la intervención de los Servicios Sociales.

En una sociedad HIPER conservadora, resulta que María, una joven (muy joven), se queda embarazada ¡sin haber iniciado la convivencia con el que que sería su esposo!: así lo dicen las escrituras: “estando desposada María con José, antes de que conviviesen, se halló haber concebido María del Espíritu Santo” (Mateo 1:18). Os podéis imaginar la tostada.

Vamos, que aunque el ángel le hablase en sueños a José “siendo justo, no quiso denunciarla y resolvió repudiarla en secreto, pero mientras reflexionaba sobre esto, se le apareció en sueños un ángel del Señor y le dijo: José, no temas recibir en tu casa a María, pues lo concebido en ella es obra del Espíritu Santo” (S Mateo 1,19-20) Vamos, que sin entrar en el tema de la autoría, hasta la Biblia dice que, algo mosca, andaba el bueno de José, y es que no era para menos…
Bien, pues al Emperador Cesar Augusto no se le ocurre otra cosa más que obligar a toda la población a viajar a su lugar de nacimiento para empadronarse (Lucas 2:1), ya que era un territorio ocupado (en esto la cosa no ha cambiado).
Y va y coincide con la FPP (fecha probable de parto) de María: por entonces no había muchas justificaciones admisibles en cuanto a las obligaciones imperiales. Para una embarazada, viajar en mula, en la semana del parto… eso no creo que ningún ginecólogo lo hubiese aconsejado… total, que el parto se adelanta, y deben buscar alojamiento. Dado que de todas las aldeas la gente había viajado a sus ciudades a empadronarse, Belén estaba a reventar. Total: acaban en un establo, donde finalmente nace Jesús.

Vamos, que, no es que naciese “pobre”, como a veces se viene a decir, sino que, no siendo de familia “pobre” (pertenecían a la estirpe del Rey David, y José tenía su pequeña Pyme), acaba naciendo en un lugar, que sí lo era: más que pobre, es un desplazado. Lo de la pobreza de Jesús fue más bien por opción, pero eso ya se sale del tema de este blog.
Bien. Ya tenemos al chaval en el mundo. 
La autoridad del momento (Herodes el Grande), que, sensibilidad social tenía muy poca, ya intentó intervenir sobre el tema organizando una matanza más tarde. Mejor, ni mentarlo. 

Por lo tanto, tendremos que hacer un ejercicio de imaginación mayor, y pensar que hubiese alguna forma de Servicios Sociales. ¿qué deberían haber hecho ante dicha situación? . Pues a pesar de que en la sociedad hebrea del momento ya existían formas organizadas de solidaridad,  aún la figura del trabajador social estaba por crear, por lo que daremos un salto al presente.

Se me ocurren tres posible resoluciones de este caso que tanto revolucionó el mundo, a bote pronto:

1.-  Para aquellos/as amigos/as del rumor del trabajador social quitaniños, lo tendría muy claro: el niño al orfanato/centro de la comarca, y los padres a la calle, o, si hay sitio, al albergue/centro de acogida. Y luego ya veremos.
2.- Para profesionales normales, habría otra intervención posible: dado que eran unos simples desplazados, el problema era temporal y de alojamiento. Ninguno más (aunque esta pareja igual en el futuro necesitaría un poco de apoyo, porque todo lo que vivieron después… no es para menos). La gente que trabajamos en SSociales, sabemos que nos hubiéramos dejado la piel por encontrar un lugar para algunas noches, y que así regresasen a su hogar tranquilamente cuando la madre ya estuviese para viajes. Es más, incluso se les pagaría el retorno con los suyos.
3.- Para mentes preclaras, jeje: la clave está en la prevención: (yo hablando de mi libro, je). La solución no es ninguna de las dos anteriores: está en las TIC. Desplazarse para empadronarse…. por favor…  el tema se resuelve fácilmente con una simple gestión telemática. Vamos, que no hubiese sido necesaria la intervención de ningún trabajador/a social.
Todo sea dicho, entonces tampoco se hubieran cumplido las profecías que indicaban que “quien señoreará en Israel” nacería en Belén (Miqueas 5:2), pero bueno…  os dejo pensando en cómo hubiera cambiado el rumbo de la historia con un simple certificado digital y una web, jeje. 

Os deseo que tengáis unas muy FELICES FIESTAS.

Nacho

Hoy os recomiendo este esta versión del tamborilero / little drummer boy. Flipad con cómo canta este grupo, que se llama Pentatonix (que cantan todo a capela). Por cierto, si tenéis niños pequeños, ponedles, de este mismo grupo, el “counting to five”. Buenísimo.


OFERTAS DE EMPLEO Y CURSOS RECIBIDOS ESTA SEMANA >DESCARGAR

Comparte esta entrada
BELÉN: UN CASO para los SERVICIOS SOCIALES

8 thoughts on “BELÉN: UN CASO para los SERVICIOS SOCIALES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sígueme en Feedly

Subscríbete a mi Blog