El miércoles me enteré. El jueves (ayer) se iba a aprobar en el pleno municipal de Galapagar, un municipio de 33.000 habitantes de la Comunidad de Madrid, la EXTERNALIZACIÓN de los Servicios Sociales. YA lo han hecho. Igual no sabes muy bien las consecuencias, pero me gustaría poder darte mi opinión, y, de paso, si la leen ciudadanos de otros municipios, mejor, porque actualmente creo que este puede ser el primero de otros en adoptar esta medida. El alcalde indica que se hace sólo por abaratar costes >>VER.

Bien, no me resisto a contarte mi experiencia, no voy a dar datos, eso ya lo harán instituciones.
En primer lugar, cualquiera que me conozca o mire por encima mi blog, sabe que soy un fanático de la eficiencia, y creo que hay que analizar muy bien todos los procesos de la administración para abaratar costes y dar mejores servicios a sus vecinos. Hasta ahí, conforme. La nefasta gestión en muchos ayuntamientos de este tipo de procesos y el nulo análisis y desidia de muchos gestores y políticos, nos han conducido, entre otros factores, a lo que hora estamos viviendo en nuestras carnes.

         Decir que el coste en personal seguirá igual, pero se abaratarán los costes, únicamente refleja la incapacidad de los gestores para hacer bien las cosas. Vamos a ver: si se gasta lo mismo en personal, se siguen prestando los mismos servicios, el ayuntamiento abarata costes, y una entidad, además, saca beneficio, o soy tonto, o es que las cosas no se hacían bien y además, me están intentando colar un gol: no hay que estudiar mucho: las matemáticas no son interpretables. Y, ya, siempre queda «el plan B»: que lo haga una ONG. No te engañes: yo he trabajado y colaboro con ONGs, cuando llevan un programa, aunque no tengan beneficio como entidad, tienen que dedicar una parte del presupuesto a la gestión de ese programa, publicitarlo, etc. Y ya no entraré en más sobre este tema porque ya he hablado sobre que hay servicios esenciales, como los sanitarios, o los servicios sociales, que tienen que ser llevados de manera exclusiva por la administración pública: con garantías (y admito que se puede mejorar y mucho).
   
   Soy trabajador social, sí, funcionario, en otro ayuntamiento de la Comunidad de Madrid. Sobre el coste económico de «mis servicios», te puedo garantizar que mi sueldo, desde 2010, se ha reducido casi un 20%. Mi jornada laboral, además, se ha incrementado un 10% (me han quitado dias de vacaciones y jornadas reducidas,  además de alargar la jornada).  Y con esto, aunque me fastidie -no voy a negarlo-, no me quejo: soy perfectamente consciente de que la gente a la que veo diariamente está infinitamente peor que yo. Por eso, aún más, me esfuerzo en trabajar mejor, y. además, porque me encanta.
    Actualmente la demanda de servicios que yo llevo, como la atención a personas que necesitan la Renta Mínima de Inserción (un ayuda mensual para personas sin ningún tipo de ingresos), creció, en 2011 un 34% según la propia Comunidad de Madrid – y aún no tenemos los datos del 2012- pero si te digo que se ha duplicado, al menos, la cantidad de personas que acuden a Servicios Sociales demandando ayudas económicas, te puedes imaginar que no me estoy inventando el dato. Claro, esto serviría para darle la razón al político/a de turno que puede usar la actual estrategia de decir que gracias a abaratar costes, habrá más dinero para los vecinos, por lo que te invito a seguir leyendo esta entrada.
    Otra experiencia, voy a poner rostros. Ayer, cuando llegué de una reunión a mi centro, me encontré a dos vecinas de la zona que llevo. Maria y Manuela (por ejemplo) venían a verme. Lo primero que hicieron fué preguntarme por mis hijos. Hace 4 años ambas participaron en un grupo que llevé sobre autocuidados para personas mayores con una enfermera del barrio. Sus maridos fallecieron hace 3 y 1 año respectivamente. Durante todo este tiempo, he podido acompañarlas en la medida de lo posible, en la enfermedad y dependencia de ambos, hasta que fallecieron sus esposos, y después, a ellas. Símplemente venían a verme, y una de ellas, en espera de ampliar su ayuda a domicilio ya que se ha deteriorado físicamente y venía a preguntar por ello, a informarse de otros apoyos, etc.
     Después vino Antonia (por ejemplo): lleva ya tiempo dependiendo de nuestra ayudas económicas. Tiene graves problemas para poder trabajar. Desde nuestros servicios tuvo un educador que le apoyó a gestionar mejor su vida familiar y a educar sola a sus hijos, tras la desaparición del padre. Su hijo, al que conozco desde los 8 años -todo un polvorillas-, ha sido padre recientemente, y está teniendo muchos problemas. Pide ayuda, para ella y la familia de su hijo, ya hace poco me la encontré por el barrio y ya me había contado algo, pero le dije que mejor lo hablábamos tranquilamente, porque se echó a llorar en la calle.
Sí, este es el tipo de relación que se establece cuando uno lleva 9 años llevando un territorio, al lado de los vecinos, y cuando, también, puede permitirse el lujo de vivir de esto y hacerlo desde unos Servicios Sociales públicos de gestión pública.
     Pero no te voy a defender mi puesto, sino la diferencia entre lo de la «gestión», y los dineros. En mi centro hay otros profesionales, igual o más valiosos que yo, pero que son de empresa. Por ejemplo: el/la educador/a del que te he hablado. Ha estudiado el mismo número de años que yo (no la oposición, claro, ya que es un servicio externalizado). Cobra casi LA MITAD que yo. Es frecuente que cada año tengamos 1 o 2 diferentes, por lo que, cuando una familia ya tiene confianza y se van viendo cambios, el educador tiene que irse. Y cuando llega noviembre, a veces no podemos presentarle a familias nuevas porque no sabemos si nos dejará en diciembre, hasta el último momento no se sabe si su empresa o pliego serán renovados.

Económicamente, sí, es más rentable, claro. No tengo ninguna duda.

    Imagina por un momento que tu médico/a cambiase cada año, al menos una vez, o dejase de trabajar «porque aún no se han adjudicado los contratos» durante uno o dos meses, y no se supiese si va a volver él/ella  u otro/a, genial, ¿verdad?. Si es que, lo de dar duros por pesetas…
    Y uno puede pensar que nunca le tocará ir a Servicios Sociales. No lo creas. No quiero ser alarmista, pero la posibilidad de que cualquiera de nosotros/as quede en desempleo, no es algo lejano (ni tan siquiera para mí). Y la posibilidad de que una vez en desempleo, vuelvas a encontrar trabajo, parece que cada vez es más difícil. Y podrás tener que acudir a Servicios Sociales para conseguir un apoyo económico, por ejemplo. Puede que en ese trayecto, tus relaciones familiares o tu estabilidad pesonal caiga. LógicoSí, nos puede pasar a cualquiera. El desempleo, y la precariedad económica, es lo que tiene.
    Otra certeza, eso te lo garantizo: tú o tus familiares más próximos, seréis o serán dependientes: tarde o temprano. Tengo 38 años, y gozo de buena salud, pero, por ponerte un ejemplo personal, hace poco mi abuela pudo fallecer en una buena residencia gracias a la Ley de Dependencia que gestionaron sus Servicios Sociales. 
      Lo barato, a veces, puede salir caro, como decía el anuncio.
     Puede que nunca te lo devuelvan: reclama LO TUYO, lo de TUS HIJOS, lo de TUS FAMILIARES  Y VECINOS. NO TODO SE PUEDE VENDER. No te dejes llevar por argumentos fáciles.Te propongo contactar con esta >>plataforma.
     Y si no eres vecino/a de Galapagar… no lo dudes: mañana te puede tocar a tí en el tuyo (o quizá un familiar tuyo pueda tener que vivir en Galapagar). Apoya a esta gente y mantente alerta en tu municipio.
Ánimo
Nacho
    Mi recomendación musical para hoy, a pesar del cabreo, sigo pensando que SÍ SE PUEDE parar esto, voy a recomendaros esta, bonita canción. De Macaco. Mensaje del agua. Somos una marea de gente….
Comparte esta entrada
CARTA A LOS/LAS VECINOS/AS DE GALAPAGAR (MADRID) y al resto… TAMBIÉN.

10 thoughts on “CARTA A LOS/LAS VECINOS/AS DE GALAPAGAR (MADRID) y al resto… TAMBIÉN.

  • 07/04/2013 a las 08:43
    Enlace permanente

    Gracias Nacho. Suscribo cada punto y cada coma… Me dio el bajón cuando oí la noticia. Tus palabras me remueven, me conmueven y me mueven. Especialmente porque te diriges “al resto… también” Nuestro talón de Aquiles. Toda la ciudadanía se ve en un colegio, en un centro de salud, pero,… ¡ay!… en un centro de servicios sociales… que pueda verse el prójimo, no le añade valor. De los Servicios Sociales, ese “cuarto pilar”, no se oye ni “mu” fuera de nuestros círculos. Ya se encargaron los políticos de turno de ningunearlo, una vez más, cuando lo de la Dependencia ¿confundiendo? la parte con el todo. Tampoco vale que atendamos a los que tienen dificultades en el medio escolar, a los que salen del hospital y precisan apoyos, a los que van a desahuciar y necesitan alternativas… porque somos invisibles y se corre el riesgo de que únicamente seamos los profesionales los que pongamos el grito en el cielo por cosas como las de Galapagar y que, como dices, seamos sospechosos de defender lo nuestro. Y ahora me voy directamente a entonar el “mea culpa” que hay detrás de todo esto porque ¿contribuimos/consentimos esta invisibilidad?, con todos los ciudadanos que pasan por nuestros centros y todas las casas que visitamos y los barrios que pateamos, y no conseguimos entrar en las conciencias ni favorecer que se cree “colectivo” ciudadano (mareas de gente) en torno a la defensa de los servicios sociales públicos.
    En lo de las cuentas prefiero ni entrar porque solo me salen exabruptos.
    Un abrazo enorme Nacho

    Responder
    • 08/04/2013 a las 06:08
      Enlace permanente

      Pues sí, aunque entiendo que son consecuencias de lo heredado. Nuestra democracia no sabía ni de la existencia de los Serv Sociales, y por eso están construidos sobre una estructura de mantequilla. Y luego nosotros no hemos sabido visibilzarlos. Creo que, o nos movemos ahora, o quizá se perderá algo fundamental para una sociedad. Ánimo. (y gracias por pasar por aquí).

      Responder
    • 10/04/2013 a las 16:17
      Enlace permanente

      Nacho, se puede decir mas alto pero no mas claro. A tu texto incluiría que no siempre – es más, ahora cada vez menos- se externaliza hacia ONGs (asociciones, fundaciónes,etc) en cuyos objetivos fundaciones por Ley esta la atención social, sino que se privatiza hacia empresas mercantiles puras y duras. La dirección y política interna de estas es totalmente diferente. Por otro lado, estas empresas son ya generalmente macro empresas que se alejan en mucho de crear un tejido social. Los concursos que sacan las administraciones generalmente no llevan clausulas sociales (que bien pordrían hacerlo) y sólo llevan claúsulas económicas que dificilmente pueden ser afrontadas por entidades sociales de tamaño pequeño y mediano. He conocido , por ejemplo, Casas de Acogida a Mujeres Maltratadas creadas hace años por asociaciones de afectadas y que tras años de dar respuesta y recibir premios por su labor, tras ser sacadas a concurso público , han perdido la gestión por 500 euros, frente a grandes empresas que patrimonializan la necesidad. Ana Llarena

      Responder
  • 05/04/2013 a las 18:13
    Enlace permanente

    Gracias Nacho. Yo ya hace tiempo que tengo esa sensación de angustia vital. Espero que esta sensación que tenemos unos pocos se vaya contagiando al colectivo y sirva para luchar más por los derechos de los ciudadanos y defender el Estado de Bienestar . Cuando veas las barbas de tu vecino cortar…..

    Responder
  • 05/04/2013 a las 10:59
    Enlace permanente

    ¡¡¡Muy buena entrada Nacho!!!. Estoy totalmente de acuerdo con tus argumentos. Explican muy bien cómo algunos se empeñan en confundir eficiencia con reducción de costes. Estoy seguro que esas personas no compran el coche más económico, ni comen cualquier cosa por ser la más barata… Además, todo el mundo sabe que el ahorro en servicios personales suele resultar más caro a la larga. Invertir en las personas (los servicios sociales personales forman parte de esa inversión) es lo más rentable a largo plazo: para la persona, su familia, su comunidad… e incluso para la economía. Gracias Nacho.

    Responder
    • 05/04/2013 a las 11:04
      Enlace permanente

      Gracias. Te juro que cuando me esteré de todo, entré en angustia vital, ante la posibilidad ya real de que empiecen a hacer esto… Creo que tenemos que hacer un esfuerzo en que la gente entienda que las cuentas que les están haciendo son falsas, y en explicar que esto es cosa de todos. Gracias por aportar!

      Responder
  • 05/04/2013 a las 07:50
    Enlace permanente

    Totalmente de acuerdo, Nacho, has tenido una claridad mental impecable para hacer una defensa de lo público. Cuando leí la noticia no me lo podía creer, pero está claro que van en esta línea. Y también tengo clara una cosa, esto es una prueba de fuego, si la reacción social es fuerte quizá no se atrevan a seguir haciéndolo, pero si dejamos que esto pase… se privatizará todo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

Subscríbete a mi Blog