OFERTAS DE EMPLEO Y CURSOS: AL FINAL DE LA ENTRADA (tras la canción)
El fin de curso se acerca. El calor ha llegado. Y entonces… ¡ sorpresa! ¡el curso se acaba! y ¿dónde comerán los niños cuyos padres carecen de recursos económicos? La pregunta salta a la calle.

Bien, TRES reflexiones sencillas:

1.- Primera reflexión que me surge: Las estaciones son las mismas todos los años. Ahora hace calor, pero en invierno SIEMPRE hace frío (esto parece un capítulo de Dora la exploradora). Y digo yo: ¿podría ser que alguien de los/las que tienen poder de decisión se pusiera a pensar en lo que, inexorablemente, traerá la siguiente estación? ¿o es necesario que tengamos que ponernos el abrigo para pensar que, quizá, algún/a niño/a pasa frío porque sus padres no tienen para encender la calefacción?. No sé…
Al menos, no nos engañemos:  en invierno no estaremos ante una emergencia social: estaremos ante una situación lamentable, entre otras cosas, por la incapacidad política para predecir lo que cualquier niño/a de 3 años, sabe perfectamente: que en invierno, hace frío.
Pero dejemos el tema. Vayamos a los comedores escolares. 
2.- Segunda reflexión. El calor ha llegado: parece que el verano viene («¿verdad, Botas?»). Y con ello las vacaciones escolares (parece mentira que no lo sepamos en un país de sol y playa). La Defensora del Pueblo pide que se abran los comedores escolares para aquellas familias sin recursos. Bien, la intención es buena. Ojalá tenga algún seguimiento entre las autonomías, aunque, en la mía, parece que va a ser que no: nuestro presidente ha afirmado que no hay desnutrición >VER.
Y yo añado: NO ES NECESARIO: que no cunda el pánico: porque nuestra comunidad autónoma, motor económico del país, ya lo tenía previsto: los/las nuestros/as ya han pasado hambre todo el año, tienen el estómago acostumbrado a comer poco y mal.

Si os explico cómo hemos pasado este curso y sabréis por qué digo esta burrada:  

Como anuncié en septiembre, en una de mis entradas más duras >>Vuelta al … Macarrón con tomate>> VER, los niños y niñas con mayores carencias económicas, han tenido que dejar de comer en ellos debido a la eliminación de las becas escolares (nadie ha dado el dato de cuántos/as). Sí, claro, hay precios reducidos: os cuento el chollazo que suponen estos precios, con casos prácticos: 
CASO 1.- Familias que tienen como máximo 532 € mensuales de Renta Mínima (con que tenga un hijo, vale, a partir de ahí, aunque tenga 10, cobrará lo mismo: 532). Sobra decir que tardaron un año largo, la que menos, en conseguir esta Renta, no lo olvidemos. Bien: esas familias pagan 1.20 € diarios por niño. Supongamos que tienen tres hijos: tendrán que pagar 24 € por niño/a, es decir: 72 mensuales. Ahí es ná ( no perdáis el dato de los 532).
Consecuencia (lo que haríamos cualquiera): «con los 72 pago la luz, y el niño a casa a comer macarrones que saco del banco de alimentos» (porque comer, se puede comer mal, pero pagar mal la luz, es imposible: o se paga, o no se paga). Esto lo he oído ya varias veces.
CASO 2.- Familias que tienen una renta per cápita inferior a 3500€ anuales pero superior a los 488 mensuales. Por ejemplo: si en una familia monoparental (madre e hija, por ejemplo), la madre trabaja por 580 €, resulta que no tiene la RMI, y encima tiene que pagar 3,40 € diarios de comedor escolar de su hija. Son 68 € mensuales.

CASO 3.- Familias que pagan el precio estándar: Si en esa misma familia la madre cobra 645 € mensuales (Salario Mínimo), ya se pasa, así que tendrá que pagar 4,87€. Es decir: casi 100 € mensuales.

En los tres casos, queda pagar suministros, vestido,  transporte, vivienda (en una de las ciudades donde vivir es más caro de España), y claro, darles de comer el resto del día y los fines de semana. Vamos. IMPOSIBLE. Y eso que no voy a hablar un pequeño detalle: las diferencias entre comedores de unos colegios y otros, porque los conozco de 90 y de 140 € mensuales. Adivinen quién paga la diferencia… ¿y la titularidad de los caros? (no hace falta sacar el «mapa» de Dora).
Ello ha conducido que muchas familias sin recursos no lleven a sus hijos/as a los comedores escolares, aun a sabiendas de que no le están proporcionando en casa una dieta equilibrada, precisamente: en muchos de ellos, probablemente, no habrán pasado del arroz o el macarrón con tomate.

Aquellas que, careciendo de recursos propios, no han sacado a sus hijos del comedor, ha sido porque han acudido a  los Servicios Sociales municipales: el Sistema PARCHEADOR por excelencia del resto de Sistemas. Así, hemos tenido que sacar de nuestras ayudas económicas, la forma de cubrir el agujero dejado por la Comunidad Autónoma (luego dicen que quieren las competencias, jeje, ¡que nos pille confesaos!). Y lo grave no es que el dinero sea de unos o de otros: lo más grave es que acabó el derecho a ellas, ya que nuestras ayudas municipales están sujetas, entre otras cosas, a disponibilidad presupuestaria y están fuera del sistema educativo, por lo que hay muchas familias que no saben ni que existen. Una vergüenza, como bien ha reflejado el foro de Servicios Sociales: las ayudas económicas no pueden sustituir a las becas escolares.

Efectivamente, si se abren los comedores, en las mismas condiciones, una de dos, o estarán vacíos, o los Servicios Sociales municipales, tendremos, como el resto del curso, que costear esos precios reducidos.

Dejaré para septiembre la que se va a liar con los libros escolares (cuyas becas también desaparecieron siendo sustituidas por un raquítico sistema de préstamo) con un cambio en muchas asignaturas – y libros, claro- por el cambio de ley.

3.- Tercera reflexión: En lugar de acordarnos de medidas «extras», espero que alguien se plantee que es deber del Estado redistribuir las rentas: «Prevenir, mejor que curar, ¿a que sí, Botas?» Si esto se hiciese, no sería necesario tanto parche de temporada.

¿No es vergonzoso el retraso en pagar las Rentas Mínimas (mas de 12 meses en Madrid), las cuantías, o las dificultades de acceso a las mismas? Es una de las principales herramientas para redistribuir rentas. ¿No es menos vergonzoso eliminar derechos que principalmente asisten a la población con más carencias? (becas de libros, de comedor, etc). «Swiper, no robes… derechos», que diría Dora.
Concluyo. MI OPINIÓN:

1.- A medio y largo plazo: REDISTRIBUIR. 

2.- A corto plazo: apertura de comedores, si. Pero con becas, no con precios reducidos. Y para comer sólo no: con programas de ocio, de deporte, de repaso de las materias (no se nos olvide: tenemos un índice de fracaso escolar altísimo, y precisamente estos niños y niñas, no tienen, posiblemente, apoyo en casa): eso SI sería, no solo paliar, sino prevenir: porque no basta con mantenerles con vida: se trata de evitar la desigualdad ¿o no? ¿me perdí algún capítulo?. Ojalá alguien quiera defender esta propuesta.

3.- ¡Ah! Y por si alguien no lo sabía: invierno =frío; verano= calor. 

Os dejo que me voy corriendo a Barakaldo: ya os contaré lo que allí se cuece (tendréis noticias mías, viajo con miniyo) (seguidle en twitter: @nachosantas)

Ánimo.

Nacho

Una buenísima: Metallica: Unforgiven. (Imperdonable). Y diría que va de un «niño esclavo».


OFERTAS DE EMPLEO Y CURSOS >>DESCARGAR
Comparte esta entrada
COMEDORES ESCOLARES y EMERGENCIAS: LECCIONES DE DORA.

3 thoughts on “COMEDORES ESCOLARES y EMERGENCIAS: LECCIONES DE DORA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

Subscríbete a mi Blog