Vuelven las vacaciones escolares (como tooooooodos los años).

Y, nuevamente, la pregunta que se repite por estas fechas: ¿abrir comedores escolares para los menores de familias con carencias económicas? Ayer, UNICEF, planteaba que hay alternativas mejores para paliar las necesidades de estos niños y niñas >VER. Sin embargo, no coincido plenamente, aunque me explicaré.

comedoresLas opciones que, según veo, se plantean, son varias:

1.- Negar la evidencia. Esto se ha producido en muchos territorios, en mi Comunidad Autónoma, hasta este año, de hecho. Increíble pero cierto: la desnutrición y la malnutrición infantil están presentes en nuestra sociedad.

2.- Apertura de comedores escolares en algunos colegios para menores pertenecientes a familias necesitadas. Efectivamente, esto palía en parte el problema, pero es estigmatizante (lo dice UNICEF), por un lado, y, por otro, únicamente cubre a los menores en edad escolar, no a hermanos ni padres. Por otro lado, en grandes territorios o en comarcas, puede llevar a otro problema, y es que llevar a un niño a comer a las 13 para recogerle a las 15, al final puede representar más costoso incluso el propio transporte que la comida que se llevará a la boca.

3.- Llevar la comida a domicilio a familias necesitadas. Esto, en barrios como el que trabajo, en el que la densidad de familias con necesidades económicas es enorme (la cobertura de Servicios Sociales sobrepasa el 30%), puede representar un serio problema para mantener la cohesión: imaginad en un poblado chabolista, o en un bloque de 200 realojos lo que puede acarrear llevar comida a domicilio a un puñado de familias. Por otro lado, con frecuencia estos programas olvidan que en el domicilio hay más personas aparte de los menores escolarizados: ¿y cómo come el resto?.

4.- Plazas en campamentos urbanos donde, además de comer, los menores reciben una oferta de ocio socioeducativo de manera normalizada, con otros niños (mis hijos participan en ellos).  Esta opción es muy buena, pero le pongo dos “peros”: el primero, la imposibilidad de tener a un niño de campamentos urbanos encadenados todo el verano, con los diferentes turnos, con las temperaturas que alcanzamos en España. Por otro lado, creo que estos campamentos deberían incorporar algún tipo de refuerzo escolar: no se nos debe escapar que seguimos siendo uno de los países con mayor fracaso escolar de la UE. Por otro lado, es necesario apoyar la participación de los niños y niñas en los campamentos (urbanos o no) y actividades que desarrollan las asociaciones del barrio, donde se trabaja todo el año con ellos/as: es otra opción muy buena.

5.- A mi modo de ver, la que siempre se queda en el tintero, y que es la que estamos intentando implantar en mi distrito para aquellas familias con las que ya trabajamos: bonos para la compra de productos en supermercados. De esta forma, la familia, de manera normalizada, adquiere los productos en un supermercado del barrio, cocina los alimentos en su casa, y comen todos los miembros. Hay varias formas de gestionar esto, con compra abierta, con listas de productos, o con “packs” de alimentos según el número de miembros, cada opción con pros y contras.

Bien. Seguramente no hay una que sea perfecta, pero lo que me parecería ideal es la combinación de la 4 y la 5, según el caso.

 

Realmente, no creo que sea tan difícil. El gran problema, creo, hasta la fecha, es que NO SE HACE UNA ESTRATEGIA con un mínimo de antelación. Sinceramente, creo que no es tanto el dinero (porque la falta de eficiencia es una de las mayores fugas de presupuesto) sino la gestión de los recursos: veo múltiples campamentos urbanos subvencionados desde Educación, Cultura, Deportes o Servicios Sociales… pero coordinación… casi ninguna. Una pena.

Me pregunto si, algún día, veré que las familias reciben en abril una carta (mejor un email, jeje) preguntando cómo se plantean el verano y ofreciendo las soluciones 4 y 5, de manera que garanticemos que los menores becados en los comedores, pueden seguir comiendo dignamente durante los meses de verano.

Sueño con ello.  Ojalá para las próximas vacaciones podamos verlo.

Nacho

Os dejo con una canción desgarradora a la par que preciosa de la gran Janis Joplin

Comparte esta entrada
COMEDORES SOCIALES PARA NIÑOS

2 thoughts on “COMEDORES SOCIALES PARA NIÑOS

  • 17/07/2015 a las 13:07
    Enlace permanente

    Pero que de acuerdo estoy!!!
    Aquí en Coslada se barajaron distintas alternativas y por problemas de contratación y demás tramites finalmente se escucho el criterio técnico de servicios sociales y se ha optado por la utilización de las ayudas familiares que ya tenemos, es decir dinerito para que la familia utilice en la compra de alimentos y demás enseres básicos (tipo limpieza y similar), aumentando la partida presupuestaria si fuese menester.
    Creo que es la alternativa que mantiene la dignidad de las personas de la manera mas integra.
    Buen verano!

    Responder
    • 23/07/2015 a las 23:09
      Enlace permanente

      Totalmente contigo, Belén. Esa es la clave, y ofrecer recursos de otros tipos, como campamentos urbanos, apoyo escolar, ocio con las entidades del barrio… Un abrazo. Gracias por participar!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sígueme en Feedly

Subscríbete a mi Blog