AVISO 1 : OFERTAS DE EMPLEO Y CURSOS, al final de la entrada (tras el vídeo).
AVISO 2: (al final también): si te interesa hacer grupos y lanzarte en público, al final de la entrada… una oportunidad. 

Hoy voy a ser politicamente un poco incorrecto…

Siempre he sido un convencido de aquello de que el lenguaje estructura el pensamiento, como en su día defendió Wittgenstein. Sin embargo, a veces escucho y leo a colegas y me pregunto si no nos habremos pasado, porque a veces me parece que nos olvidamos de que el lenguaje es lo que sirve para comunicar al emisor y al receptor (luego si el receptor no se entera…). Pero pondré ejemplos:
Hace no mucho escuché a una compañera (llevaba poco) explicarle a una mujer mayor que la teleasistencia era un dispositivo de comunicación bidireccional. Casi me parto. Tampoco digo que lo llamemos “el medallón”, entre otras cosas, porque también los hay con forma de pulsera, pero vamos… dejes de opositor, supongo. El caso es que la mujer, claro, no entendió nada. 
Igual la gente no sabe de lo que hablamos
También entre colegas, terminamos usando lo del empoderamiento, o la resiliencia, y no sabemos de qué hablamos, y ya si hablamos del tercer sector… eso es para nota, porque ahí entra la asociación del barrio, Cáritas, grandes empresas del sector, ONGs, o Cruz Roja (entidad tutelada por el Gobierno). 
Por otro lado, la legítima aspiración a usar un vocabulario que  no estigmatize a las personas y colectivos, a veces nos lleva a usar términos que nos producen sonrojo al compartirlos, como, por ejemplo, en informes que firman usuarias, cuando escribes lo de “familia monoparental con cargas familiares no compartidas”, te mira la mujer con una cara que no sabe si es que pertenece a una especie en extinción… y lo mismo pasa con el mundo de la discapacidad… donde ya no sabemos qué escribir en los informes para no atentar a la dignidad de nadie. A veces me encuentro con el término “monomarental”, y no dejo de impresionarme de nuestra capacidad creativa lingüísticamente hablando. Pero me preocupa un hecho: todos hemos tenido un informe hospitalario en la mano y no nos hemos enterado de nada: yo mismo tras recibir unos análisis la semana pasada, he necesitado a San Google.  
Y luego están las siglas: llamar a un chaval marroquí de los que pasa el estrecho “MIVI” (Menor Inmigrante de Vida Independiente) no deja de extrañarme, o el famoso “SAP” (síndrome de alienación parental), que ni se entiende qué es lo de la alienación parental y uno se acuerda de la película de Sigourney Weaver… es que ya te partes.  
También parece que la palabra ayuda está más que denostada porque se asimila a asistencialismo, y ya van desapareciendo aquellos textos que nos hablaban de relación de ayuda como algo que definía nuestra profesión (de hecho, la mano en el emblema del Trabajo Social…). 
Por supuesto, también suena mal hablar de “pobreza” (a nuestra mente viene la imagen de la mendicidad): tenemos que decir “exclusión social”: he presenciado amplios debates sobre qué es exclusión social. Si bien comparto que hay que definir escalas e indicadores para que los técnicos sepamos de qué hablamos, y según eso, se puedan gestionar las prestaciones pertinentes y establecer itinerarios adecuados, corremos el riesgo de hacer invisible aquello a lo que nos dedicamos ¿no correremos el riesgo de que la gente no se entere de lo que está pasando?.
A veces me dice la gente “me gusta tu blog porque hablar claro”, y ya, cuando algún colega que no es del gremio comparte la entrada, pienso, ¡bien! ¡se entiende!, pero mis amistades suelen ser gente con estudios y con cierta sensibilidad hacia lo nuestro y me preocupa que un gran porcentaje de de personas no se enteren de lo que va la vaina… No quiero echarme flores, pero a veces veo webs de instituciones, públicas y privadas, en las que, para enterarse de si te puedes beneficiar de algo, hay que hacer un master, lo cual me hace pensar que en ocasiones se utiliza cierto lenguaje con un objetivo disuasorio, si bien el objetivo debería ser el contrario. 
Bueno, con estos ejemplos jocosos, no he querido herir sensibilidades, pero sí llegar a una conclusión: coincido en el uso adecuado del lenguaje, pero, en estos momentos de tener que estar ” a la defensiva ” y de luchar diariamente por hacer entender a la clase política (que no son del gremio normalmente) y la ciudadanía (que tampoco), me preocupa bastante que no sepamos lanzar mensajes sencillos, decir a la sociedad qué hacemos y qué papel jugamos. ¿No habrá que buscar un término medio?. 
Un saludo
Nacho 
Mi recomendación musical para este post: U2 (con Jagger): Stuck in a moment… muy buena, y hasta el mensaje me gusta: “estás atascada en un momento y crees que no podrás salir”, dicen los maestros…

DE INTERÉS PROFESIONAL: SI TE INTERESAN LOS GRUPOS, HABLAR EN PÚBLICO, ETC, Y TE DA PÁNICO HACERLO, este taller te interesará, lo da un colega bloguero, cuentacuentos y TS (vamos, una joya): PINCHA>>AQUI

OFERTAS DE EMPLEO (Gracias, Jacqueline Gamarra) >>VER

Comparte esta entrada
¿HABLAMOS OTRO IDIOMA?

4 thoughts on “¿HABLAMOS OTRO IDIOMA?

  • 15/02/2014 a las 15:43
    Enlace permanente

    Nacho, tu reflexión me parece muy acertada. Con frecuencia olvidamos lo importante que es hablar claro en la intervención social. Nombrar lo innombrable, poner palabras, hacer visible lo invisible… Ineludible. Saludos.

    Responder
  • 13/02/2014 a las 22:06
    Enlace permanente

    Hola Nacho,
    cuando iba al colegio recuerdo la visita de unas señoras de ATADES. Les pregunté qué significaban las siglas. Y me dijeron: Asociación Tutelar Asistencial de enfermos subnormales. Puedo poner la mano en el fuego de que aquella mujer dijo la palabra subnormales. Y ahora, ya no es que digamos discapacidad, también se habla de diversidad funcional. Hasta que me enteré de lo que era esto último…
    Saludos 🙂

    Responder
    • 13/02/2014 a las 22:19
      Enlace permanente

      Coincido. Y precisamente el ejemplo que pones… me parece excesivamente ambicioso en el objetivo y difícil que se entienda, sinceramente. Pero haremos lo que se pueda por hacernos entender, claro. Gracias por comentar!!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subscríbete a mi Blog