Ayer fuimos unos/as cuantos/as. Fué un momento emocionante: tantísima gente reclamando resetear este sistema y denunciando que las decisiones se están tomando desde lugares muy alejados de las necesidades de la ciudadanía. Sobra decir que me encontré (y eso que no pude ir con la marea naranja) un montón de compañeros/as defendiendo los Servicios Sociales: de mi centro, de otros distritos, de la Consejería de Asuntos Sociales, del Colegio Oficial de T Sociales, de otros lugares…

   Y sí, podríamos haber sido más: muchos/as más. Pero hay que reconocer, que para haber sido una convocatoria realizada casi exclusivamente desde las redes (las organizaciones formales han estado al margen formalmente), creo que ha sido un gran éxito: tanto, que huele a VICTORIA.
  Tanto, que Victoria (Salvador), Consejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, ha hablado, y voy a darle la razón en dos cosas que ha dicho últimamente (para que luego se diga que soy parcial). 
   La primera: a raíz de sus declaraciones de ayer, que ya otros han comentado (>>Ver noticia), me voy a quedar con dos palabras que salieron de sus ya famosos tuits: «democracia imperfecta». Bien, reconocerlo ya es un avance… pues eso, habrá que ponerse a perfeccionarla. En eso estamos, mucha gente, pero compartir el diagnóstico es fundamental.

Con mi gente: mucho más que amigos/as, ayer, en la calle.
Se trata de un grupo de radicales muy peligroso: formado por
médicos, bibliotecarios, trabajadores sociales, profesores…
De los cuatro pilares, nos faltó el de Desempleo y SSocial
(aunque detrás hay un pensionista espontáneo, yo creo que vale)
Y la segunda: hablando de los Servicios Sociales, de nuevo Victoria me ha dado esperanzas, ya que vino a decir el sábado pasado (Ver declaraciones) lo mismo que yo en mi entrada aquella que llamé hace una semana Meteorito sobre los Servicios Sociales: Las Comunidades Autónomas no tienen pasta para absorber competencias como la de Servicios Sociales, de forma suficiente y adecuada, tal y como dice el anteproyecto de ley para la racionalización de la administración local que pretende aprobar el Gobierno de España (del que hablé en esa entrada).

    Realmente, ahora la esperanza del mantenimiento del Sistema de Servicios Sociales, está, en parte, en que las Comunidades Autónomas (especialmente las que comparten color con el actual ejecutivo estatal), hagan sus cuentas y llamen al Ministerio de Sanidad y Política Social para decir lo mismo que Victoria: si se liquida el Plan Concertado y tienen que asumir competencias… no podrán cumplir.
   Y, respecto a la mani, estoy convencido de que han tomado nota. Creo que no hay político en este país que no piense, en el fondo, que esto, al menos así, no funciona. Y el que menos, seguro que reconoce que es un sistema imperfecto, como Victoria.
Seguiremos. No puede ser de otra forma. Aquí huele a VICTORIA. Será cosa de esperar, también, os invito a releer mi entrada anterior: ¿Vale de algo manifestarse?
Ánimo. Nacho
Mi recomendación musical: Revolution de The Beatles. Lo siento, mi lado beatlemaníaco…me sale.
Comparte esta entrada
Huele a VICTORIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

Subscríbete a mi Blog