Quizá porque sigo afectado por los 500 pavos que acabo de dejarme en los libros de texto mis 2 hijos mayores, me veo obligado a hablar de la vuelta al cole… y a los macarrones con tomate, porque es lo que comerán los hijos de mis familias este mes. Así que me vais a perdonar una entrada de esas de desahogo.
Porque nosotros, los Servicios Sociales, que tenemos que velar por el bienestar de la infancia, nos encontramos en este mes de septiembre de vuelta al cole, en una situación bastante lamentable, pero esta vez, no por nuestra culpa. Y para ejemplo, la Comunidad Madrid, uno de los motores económicos de España ( si no sois de Madrid, ojo, por lo de cuando las barbas del vecino veas cortar…):
1.- La Comunidad de Madrid, en la que habito y trabajo, eliminó hace pocos años las becas de libros para el segundo ciclo de educación infantil (escolarizar a tus hijos con 3 a 6 años no es obligatorio, es un lujo, así que mejor dejarlo para la gente que tiene pasta, el resto, que lo haga a los 6, así ya, cuando se incorpore y vea que el resto ya sabe escribir y leer y él no, pues eso…con un poco de suerte, igual no llega a 3º de primaria). No obstante, por entonces, mantuvo las de primaria y secundaria.
2.- No satisfecha con ello, a continuación, eliminó las becas de libros para toda la educación (primaria y secundaria), y, a cambio, da una limosna a los centros, que el curso pasado rondó los 1500 € por centro, para que organicen lo que llaman programa de préstamo. ¡Guau! ¡ya tienen para 6 niños!: hoy por hoy, 6 niños sin recursos los hay hasta en el cole de las infantas, y en los que están en mi zona (el barrio con menor RMPC del 2º distrito con menor RMPC de Madrid), es más que irrisorio: es una vergüenza, y que no me lo vendan como trueque, que no soy tonto.
3.- Después, eliminó las becas de comedor y marcó unos precios de comedor. En esta lista, los precios bajos (pero más altos que los resultantes de las anteriores becas, entre otras cosas porque antes muchas familias «acumulaban la beca» para los meses en los que había cole por la tarde y dejaban de ir en junio) son para aquellos que cobran RMI: el resto, paga 3.40 diarios o 4,87€. Multiplicad por 20 y por 2 niños (por ejemplo): las matemáticas no son interpretables… y eso si tu cole no pacta otro precio con la contrata, claro. Recuerdo al lector/a que el salario mínimo es de 640€. No digo más. Esto, para toda la educación, escuelas infantiles incluidas,, donde, además, han dejado el marrón de la gestión de las rentas y tarifas en los centros…
4.- Por último, subió las cuotas en escuelas infantiles. E inventó algo que yo llamo «multa por ser bebé» para aquellos niños menores de 1 año, que no sólo tienen que llegar a una puntuación altísima -porque hay muy pocas plazas-: a esos/as, se les impone una sobretasa de 60 € mensuales: eso: por dar la lata. Es como si en una plaza residencial pública, al mayor que empieza a usar pañal, se le subiera la cuota: increible, ¿verdad?: pero cierto. Para el/la incrédulo/a que piense que exagero, que pinche en este >BOCM. Lo curioso es que el bebé paga esta tasa y paga lo mismo de comedor que el niño de 6º de primaria cuando, dará más lata (bueno, eso depende, el de 6º machaca la psique), pero come menos (y lo digo por experiencia). De hecho, a muchas familias de clase media les sale mejor llevar a sus peques a una privada y cobrar el cheque de la comunidad. No hay que sacarse el grado para saber qué es lo siguiente… liquidar
5.- Y, qué casualidad, esos/as niños/as que no llevarán los libros hasta febrero, y que no entraron hasta los 6 años en la escuela, probablemente son los/las que necesitarán desdobles en secundaria (tampoco hay que estudiar mucho para llegar a esta conclusión)… lástima: con los recortes, apenas quedan esos lujos en los centros: qué mala suerte, mecachis... bueno, total, «no valen para estudiar»…, pensará más de uno/a.
Y ya remato en mi indignación:  hace poco llegó a mis manos un papel de un colegio que amenaza a los padres de un chaval con que si no lleva el material escolar «dará parte a los Servicios Sociales». Os juro que lo he visto. Falta poner que «Nacho te quitará a tu hijo por no llevar el libro de mates». Y el caso es que la madre que me lo enseñó estaba realmente asustada: no me conocía y, claro, con tanto rumor quitaniños, se lo había creído. Por supuesto, ya se lo he trasladado a quien compete. Pero bueno… ¿nos hemos vuelto locos o qué? ¿dónde está el enemigo?.
Pues eso: como me dicen las familias al ofrecerles una ayuda económica municipal (llevan muchos meses esperando esa RMI, qué cosas…): » tú págame la luz, o el alquiler, que eso me lo cortan o me echan, a mis hijos ya les daré macarrones con tomate». Lógico, aunque triste: el otro día en el periódico 20 minutos salía el desgarrador testimonio de una madre «al principio mis hijos se quejaban…» >VER
Y, por último, me viene recordar mi infancia. Yo estudié en un colegio público de Madrid, y entonces no me daba cuenta (lo de hacer historias sociales lo aprendí más tarde), pero con el tiempo he sabido que muchos de mis compañeros/as y ahora amistades tenían familias con menos poder adquisitivo que la mía pero disfrutaron de becas, y sin embargo, ahora tienen más pasta y formación que yo. Qué cosas, oye… y me siento orgulloso de poder haber vivido en un país en el que podían pasar esas cosas. Igual mis hijos no podrán decir esto mismo. Y me cabrea.
Y esto, sinceramente, no lo arreglaremos desde Servicios Sociales, donde ya nos estamos resignando a ir parcheando los agujeros que van dejando en otros sistemas. Requiere un cambio de modelo, en el que nos creamos lo de que la educación es el mejor mecanismo para la igualdad y la defendamos como tal para frenar esta locura. Pero si esto es lo que pasa en Madrid con el derecho a la educación de los niños y niñas madrileñas, no nos lamentemos si sufren desnutrición: es lo que tiene comer macarrones…. Porque, tengámoslo claro: si alguna de nuestras familias consigue pagar los libros, ya sabemos lo que comerán todo el trimestre: macarrones con tomate. Y del turrón… mejor no hablemos.
En fin. Perdonad este desahogo y la ironía. La semana que viene prometo ser más constructivo.
Ánimo
Nacho 
Os dejo con una triste, pero preciosa. Extreme. More tan words, interpretada por mi descubrimiento del verano: Daniela Andrade.
Comparte esta entrada
LA VUELTA AL…MACARRÓN CON TOMATE

12 thoughts on “LA VUELTA AL…MACARRÓN CON TOMATE

  • 25/09/2013 a las 06:04
    Enlace permanente

    En Algete estamos sufriendo a una querida directora de un centro de primaria que condiciona la entrega del préstamo de los libros de texto al pago de una deuda de 28€ del comedor escolar del curso pasado…
    ¡un gran ejemplo de solidaridad, ética y sentido educativo!!! no importa la situación económica que tenga la familia, si su madre necesita los 20€ que le quedan en el bolsillo a día 20 para poder poner un plato de macarrones con tomate para la niña ni si llevan más de un mes con la luz cortada.

    Marta Perucho

    Responder
  • 16/09/2013 a las 11:18
    Enlace permanente

    Me sumo a lo de comparar autonomías..
    En Castilla – La Mancha, no se pueden solicitar nuevos IMS desde diciembre de 2012, directamente en 2013 no se ha abierto convocatoria.
    El verano pasado (2012) se inventaron en mitad de julio, una orden de «reutilización de libros de texto» para suplir la eliminación de la gratuidad absoluta de los libros de texto en edad obligatoria de escolización (de 6 a 16).

    También hemos visto un listado de material de una guarderia en el que pedían que el/la niño/a llevase un juguete «una muñeca para las niñas, un coche o camión para los niños». ¡Alucinante!

    Y por último, cuando dices «Es como si en una plaza residencial pública, al mayor que empieza a usar pañal, se le subiera la cuota: increíble, ¿verdad?». Quizá el/la mayor sigue pagando lo mismo, pero la realidad es que lo que la comunidad «paga» por esas plazas en el caso de conciertos es diferente.. así que quizá les hayas dado una idea…

    Ánimo con la «cuesta de septiembre».

    Responder
  • 16/09/2013 a las 10:34
    Enlace permanente

    En Andalucía gracias al decreto de exclusión social podemos tramitar ayudas econonómicas familiares para material escolar. Para los libros existe el cheque libro (excepto para infantil, que los cubrimos con las AEF)

    ¡la aldea gala resiste por siempre al invasor!

    Responder
  • 16/09/2013 a las 09:12
    Enlace permanente

    Hola Nacho,
    en Aragón el comedor son 96 euros mensuales, lo más caro de España. Hay también muchos retrasos con RMI (IAI que decimos en Aragón). Este país se está convirtiendo en una vergüenza.
    Un saludo

    Responder
  • 16/09/2013 a las 08:43
    Enlace permanente

    No es ningún desahogo Nacho, es necesario denunciar y pararnos a ponernos un momento en la piel de otra familia……..como profesionales y como ciudadanos/as.
    Para remate, no promueven e incluso se obstaculizan iniciativa de intercambios, trueque y compras comunes de material….
    Y la otra solución es «obligar» en la RMI a que se esté escolarizado y se sea colaborador…, vamos…, que una vez más la cuerda se tensa por la parte más débil: por las familias con menos medios, y con el sistema ( el de servicios sociales) que pretenden que haga de ¿colchón? de las rebajas de los demás sistemas….

    Feliciades Nacho, Buen lunes y ánimo a todos/as ( pensemos en grande a la hora de hacer nuestro trabajo: no es sólo pasar el bache de este septiembre sino pensar en las claras consecuencias que esto va a tener en el futuro de nuestra sociedad)…

    Mar Ureña

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

Subscríbete a mi Blog