¿ A QUÉ LLAMAMOS POBREZA? Esta es la pregunta que muchos nos hacemos cuando sale en las noticias el tema: pues bien, el objetivo de este POST es aclarar este asunto.
         
         Si bien es cierto que la pobreza es un concepto que puede abarcar cualquier necesidad humana fundamental que no es adecuadamente satisfecha, como escribe Cristina Castellano (trabajadora social ) en su  blog «re-vision del Trabajo Social», creo que, a niveles prácticos, si queremos incidir y marcar líneas políticas, es necesario establecer indicadores consensuados a nivel internacional, especialmente en el marco de la UE, a pesar de que ningún indicador es perfecto, y dada la complejidad de la exclusión, dudo mucho que algún día exista.
       
        En este sentido, la European Anti-Poverty Network – Madrid (EAPN) o Red de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social- Madrid, ha realizado un magnífico trabajo llamado Impactos de la Crisis publicado a finales de enero al que dedicaré dos post porque es inabarcable en uno (el siguiente irá sobre los resultados…interesantísimos)
         En referencia a los indicadores, la Unión Europea propone el indicador AROPE, que creo es bastante válido -aunque mejorable- , en sus siglas en inglés At Risk Of Poverty and/or Exclusion. Este indicador agrupa tres factores:
1.- La renta: población bajo el umbral de la pobreza: se consideran en riesgo de pobreza a las personas que viven en hogares con una renta inferior al 60% de la renta mediana (no media) nacional. Este dato sale de los datos del INE que publica anualmente en un resumen muy recomendable (solo son 10 hojas): así, en España en 2011 se obtiene multiplicando 7.533,3 por el número de unidades de consumo del hogar. Por ejemplo, para un hogar de un adulto el umbral es de 7.533,3 euros, para un hogar de dos adultos es de 11.300 euros (ó 5.650,0 euros por persona), para un hogar de dos adultos y un menor de 14 años es de 13.560,0 euros (ó 4.520,0 euros por persona), para un hogar de dos adultos y dos menores de 14 años es de15.820,0 euros (ó 3.955,0 euros por persona),..

2.-Privación Material Severa (PMS): la pobreza no sólo se relaciona con los ingresos que una familia tenga, sino también con las posibilidades de consumo. La PMS agrupa a personas que viven en hogares que declaran no poder permitirse 4 de los 9 ítems seleccionados a nivel europeo:
·         pagar el alquiler o una letra;
·         mantener la casa adecuadamente (temperatura confort)
·         afrontar gastos imprevistos;
·         una comida de carne, pollo o pescado (o sus equivalentes vegetarianos) al menos 3 veces por semana;
·         pagar unas vacaciones al menos una semana al año;
·         un coche;
·         una lavadora;
·         un televisor en color;
·         un teléfono (fijo o móvil).
3.- Intensidad de trabajo, población con baja intensidad de trabajo por hogar (BITH): esta variable comprende la relación entre el número de personas que trabajan en un hogar y el de las que están en edad de trabajar.
Ejemplo: en un hogar viven dos personas y las dos trabajan a jornada completa: 1, uno trabaja a media jornada y otro a completa, 1.5/2= 0.75. 
El indicador comprende a las personas que viven en hogares con una intensidad de empleo inferior al 0,2.
Así, las personas que reúnan alguno de los tres criterios, es lo que llamaríamos población AROPE o bien población en exclusión o en riesgo de exclusión social… ¿o pobreza económica?.
En el próximo post intentaré hacer un pequeño resumen de este gran trabajo al que debemos estar muy agradecidos a EAPN y a Gabriela Jorquera, autora del documento, con datos que a su vez proceden de un estudio de mayor extensión: realizado por el Equipo del Centro de Estudios Económicos Tomillo, CEET, Elvira González, Mª Teresa Rodríguez y Fernando del Río han hecho para el estudio El Impacto de la crisis en la Pobreza y la exclusión social en Madrid.
Comparte esta entrada
MEDIR LA POBREZA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

Subscríbete a mi Blog