Parece que andamos por todos lados pensando en el objeto de los Servicios Sociales.

Particularmente, pienso que (definición de Fantovael sistema público de  servicios sociales tiene como objeto la garantía del derecho de todas las personas a la protección social, y la promoción de la interacción humana, la cohesión social y la solidaridad. Y sin embargo, no dejo de pensar en qué medida nos dedicamos a cada elemento mencionado, en realidad.

En mi modesta opinión, al final hemos terminado haciendo a rajatabla aquello que preconizó Abraham Maslow con su pirámide: primero, la satisfacción de las necesidades fisiológicas (en nuestro caso, la protección social mediante la provisión de todo tipo de prestaciones), olvidando todo lo demás.

Bien, asumiendo aquello de “Primum vivere deinde philosophari” creo que, en buena parte, la profesión y los Servicios Sociales en general nos hemos quedado en el primer estadio de la pirámide, básicamente.

 

Y ello se refleja en varios ejemplos (invertiré el orden):

1.- El elevado peso que tiene sobre agendas y cargas de trabajo  (impuestas y autoimpuestas) todo el universo que rodea a las prestaciones.

2.- El práctico abandono de lo grupal sistematizado, permitiendo casi únicamente -excepto honradas excepciones- y según gustos profesionales (es decir, dependiendo de que el/la flipado/a de turno se lance) experiencias puntuales para perfiles muy cerrados.

3.- El escaso esfuerzo universalizador de unos Servicios Sociales parapetados en sus Centros, a los que cuesta salir  “a contar lo que hacen” a pesar del gran desconocimiento reinante de su potencial.

4.- Cierta demonización de aquello de la solidaridad, que comúnmente aparece enfrentado con lo público desde lo público.

 

Creo que es posible, si no dar una vuelta a todo el Sistema (si esperamos al Nirvana, no creo que podamos verlo, ya lo comenté), sí proponer mejoras, pero, desprendiéndonos de esa querencia (con la que mantenemos una relación de amor-odio) al primer escalón de la pirámide.

Ánimo

Nacho

El siguiente vídeo se la dedico a tantas/os colegas que no se conforman con soñar (o quejarse) y se ponen a cambiar las cosas.

 

Comparte esta entrada
OBJETO PIRAMIDAL

2 thoughts on “OBJETO PIRAMIDAL

  • 01/11/2017 a las 15:38
    Enlace permanente

    SABES QUE MANTENGO UN “OPTIMISMO DESAFIANTE” COMO DICE ISABEL ALLENDE, POR ESO QUIERO SER POSITIVA Y PENSAR QUE LOS SERVICIOS SOCIALES HEMOS TRABAJADO LA PROVISIÓN Y LA PROTECCIÓN , ESPECIALMENTE, PERO TAMBIÉN LA PROMOCIÓN DE DERECHOS Y LA MEJORA DE LA CALIDAD DE VIDA DE LOS CIUDADANOS.
    NOS QUEDA UNA ASIGNATURA PENDIENTE QUE ES LA DE LA PARTICIPACIÓN…Y AL FIN COMIENZA A ESTAR PRESENTE EN LAS AGENDAS POLÍTICAS Y EN LOS DISCURSOS TÉCNICOS.
    SOMOS UNA DISCIPLINA- EL TRABAJO SOCIAL Y UN SISTEMA- EL DE LOS SERVICIOS SOCIALES MUY JÓVENES EN NUESTRO PAÍS…POR TANTO, SIGAMOS AVANZANDO.
    GRACIAS POR HACERNOS PENSAR!

    Responder
  • 01/11/2017 a las 12:33
    Enlace permanente

    Bueno, Nacho. Es un ejercicio arriesgado poner en relación la pirámide de Maslow con el objeto de los Servicios Sociales… Nos llevaría muy lejos semejante análisis. No obstante, creo que señalas bien el problema, aunque discrepo un poco de la solución.
    A mi juicio la protección social de la ciudadanía mediante la satisfacción de sus necesidades básicas no debería ser objeto del Sistema de Servicios Sociales. Sí, naturalmente, de la política social. Pero no a través de nuestro sistema.
    Pero llevamos mucho tiempo en que lo hemos admitido como nuestra principal función. Y desde ahí nada de lo que podamos plantear tiene sentido. Sólo en una hipotética liberación de ello podríamos plantearnos, tal y como dices, trabajar de verdad en las demás áreas de necesidades, sin el sobreesfuerzo y las precarias condiciones en las que lo hacemos.
    Pero esta liberación está muy lejos, pues la ciudadanía y los políticos están en la posición contraria y los técnicos recien estamos empezando a ser conscientes de ello, sin que tengamos ni de lejos una postura unificada.
    Saludos y gracias de nuevo por hacernos reflexionar.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sígueme en Feedly

Subscríbete a mi Blog