Ya van varias ocasiones en las que leo los datos de atención presentados por las grandes ONGs, y acabo… entre inquieto y mosqueado.
Datos de los que ni el más osado puede dudar, y es que me da a impresión de que LAS GRANDES ONG´s son intocables… (alguna, no es exactamente una ONG, como Cruz Roja, que es una entidad “que desarrolla su actividad bajo la protección del Estado”).  Sus datos son impactantes, sin duda, pero el trato que prestan a los Servicios Sociales públicos, o la lectura que a veces se desprende en sus informes y exposiciones en jornadas, tengo que decirlo: me provocan cierto desasosiego.
Y no quiero que esta entrada sirva para sacar el hacha de guerra entre tercer sector y el sector público, pero no nos engañemos: ciertas suspicacias, hay. 
Comenzaré con el tema de los datos de atención: 
En primer lugar, indicar que hay un dato que no suele aparecer por ningún lado: distintas ONGs pueden estar atendiendo a la misma persona simultáneamente, mientras que en el caso de los Servicios Sociales Municipales, es prácticamente imposible, ya que funcionamos por lugar de empadronamiento. Esto quiere decir que si sumamos todas las personas atendidas por los Servicios Sociales, el número no puede dar lugar a error porque el solapamiento es imposible salvo error o desfases temporales.
En segundo lugar: volumen: tomemos un ejemplo: Cáritas, que es la ONG con mayor peso en España, manifiesta haber atendido a 1.300.000 personas en 2012. Pero os sugiero un detalle: en su informe 2012 afirma que “alrededor del 67% de las personas que acuden a Cáritas pasó antes por los servicios sociales públicos» (esto lo remarca en negrita). A continuación (sin negrita, claro) prosigue “hay que añadir que el fenómeno de derivación desde los servicios sociales públicos a las organizaciones sociales como Cáritas es de carácter principalmente informal en gran parte del territorio español (76%) (>>VER, pinchar en VIII informe 2013, página 19)
Este párrafo no tiene pérdida, por dos cosas:

PRIMERA: ¿Das una cifra (67%) y reconoces que un 76% de esa cifra «es informal»? Conclusión: QUE NO PUEDES DEMOSTRAR ESE DATO…  ¿será o no verdad? yo, así, informalmente, también puedo decir muchas cosas…

SEGUNDA: Nuevamente, la definición de derivación es usada de manera casualmente errónea.

La primera acepción de la palabra «derivación» según la RAE es: «acción y efecto de sacar o separar una parte del todo, o de su origen y principio; como el agua que saca de un río para una acequia» >VER. Mi experiencia de derivación coincide: cuando operan a alguien en un hospital privado por derivación… significa que, al menos temporalmente, estás en manos privadas; eso es lo que cualquiera entiende. Pero en el caso de Cáritas, no es así: esto no significa que «deje de ser atendida» por el Sistema Público, ni tan siquiera temporalmente, ya que puede estar siendo desde lo público, y desde lo privado a la vez (cobrar RMI y que la Parroquia le ayude a pagar la luz, por ejemplo). ¿es casual que se use esa palabra?. Lo siento, yo ya no creo en las casualidades.

TERCERA: Buscad por internet el dato del presupuesto total de Cáritas para España (no Cooperación)… pues he empleado mucho tiempo, de veras. Algo he encontrado: podría estar en torno a los 276 millones de Euros, de los que el 35% proviene de fondos públicos (vamos, 100 millones de ná) >VER.

Pues bien, ahora vuelvo a mi Ayuntamiento (Capital del Estado): en las jornadas en las que participé la semana pasada, la alcaldesa habló de más de 400.000 personas atendidas anualmente en la Ciudad de Madrid. Pues si leéis la memoria 2013, puedes ver el presupuesto del Área de gobierno: 203 millones. >>VER memoria, página 89

Uhmm ¡ PUES YA ESTÁ! si con 276 atienden a 1300.000 y el Ayuntamiento de Madrid, con 200, sólo a 400.000… ¡EUREKA! ¡ y encima, los Servicios Sociales «DERIVAN» al «67%». ¡BINGO!. No hay que estudiar mucho… el problema es que no veo datos de la Administración que contrarresten este primen pensamiento que el ávido de recortes puede tener, de haber encontrado la solución a tanto gasto: esto potencia nuestra invisibilidad y claro, deja «vía libre» a la visibilidad de otras entidades.

Pero también tocaré a Cruz Roja, entidad tutelada por la Administración, ahora está abriendo sedes y centros de atención social en Madrid, con programas muy potentes ¡ toma ya ! ¡el mismo Estado que se carga el Plan Concertado! De traca.

Lo siento, pero, por mucho que estime la gran labor de estas entidades, y sin menospreciar a toda la gente que está ahí, dejándose la piel, complementando lo público, movilizando la participación de la ciudadanía, incluso desde la crítica… a mí me parece que, en ocasiones, el discurso no es muy de apoyo al Sistema Público ¿no?.

Otra muestra, aparte de la de las nuevas oficinas de Cruz Roja: Madrid, 2012, Caritas firmó con la Comunidad la cesión de 1000 viviendas del IVIMA >VER, gestión que se realizaría al margen de los Servicios Sociales y de la Administración (que tiene listas de espera infinitas de familias que necesitan vivienda – en 2013, ya os dije que sólo se concedieron a perceptores de RMI 71 viviendas – si, 71-), sin comisión de seguimiento tan siquiera: se adjudican (las viviendas “públicas”), con criterios propios ¿y la transparencia? ¿Y los derechos? ¿Dónde quedan? ¿y la lucha por lo público?. Claro: mal por Cáritas, pero quien realmente lo permitió fue la Comunidad: de eso no tengo dudas.

Y, la última, no me resisto. En determinados foros del Tercer Sector (especialmente «el grande»), voy a decirlo, no hay ningún problema en llevar testimonios de personas y en lanzar mensajes terribles sobre los Servicios Sociales (robaniños, tuteladores, manipuladores… ainss). Si bien está claro que, cuando una persona se siente herida, es real, y que no dudo que hay muchos casos de maltrato institucional, si queremos ser un poco rigurosos… eso no es muy representativo. Yo también conozco a muchas personas dolidas con el trato recibido en ongs…

No es por nada, pero en las jornadas de la que os hablo, se expusieron los datos de un cuestionario realizado a más de 2000 personas en la ciudad de Madrid a la salida de los Centros. En él, las actitudes profesionales superan el 90 % de satisfacción, y eso que el ítem de “satisfecho” no se daba a partir del 5, sino del 7. Es más, recomendarían los Servicios Sociales a un amigo un 97,6%. ¡Vaya!, resulta que no somos TAN malos/as (estos datos se colgarán en breve y merecerán otro post).

Eso sí, lo que yo siempre reclamo es que la administración, y nuestros/as políticos/as, saquen nuestros datos a la luz, y rebatan los que sacan algunas ONGs, que nos perjudican gravemente, al Sistema de Servicios Sociales, y a la ciudadanía, claro, porque todo lo que sea ir al sector privado, es pérdida de derechos, no lo olvidemos. Ahora, quien lo rebata los datos será acusado de insolidario/a, por supuesto.

Nuestros papeles son diferentes, pero eso no significa que para defender el inmenso trabajo de las ONGs, a veces, se devalúe el de los Servicios Sociales Públicos (los únicos que la ciudadanía puede exigir, no lo olvidemos) y, en ocasiones, eso es lo que me parece.

Esperemos que no pase como dice el refrán: entre todos la mataron y ella sola se murió. Porque no estamos para pelearnos entre nosotros: yo creo que estamos en el mismo barco ¿o no?

Ahí dejo el debate, que sé que va a dar de qué hablar.

Nacho

Hoy os aconsejo el Bring me to the life, de Evanescence. Una que, al menos a mí, me da un mensaje de activación. 

Comparte esta entrada
¿ONGs VERSUS SERVICIOS SOCIALES?

22 thoughts on “¿ONGs VERSUS SERVICIOS SOCIALES?

  • Pingback: Las cosas no están tan mal . – Baztanrrantan

  • 11/01/2015 a las 13:26
    Enlace permanente

    Comparto vuestras opiniones, a las cuales añado alguna. Llevo Muchos años de trabajo en los Servicios Sociales Comunitarios como Educador Social y deciros:
    No creo que exista una apuesta Politica por los Servicios Sociales si se potencian el tercer sector para prestar Servicios que debieran ejercerse desde lo público.

    Creo que abandonamos los Servicios Sociales cuando no Desarrollamos algo que a mi juicio es troncal y supuso el distanciamiento del asistencialismo; la participación ciudadana, el Desarrollo Comunitario, la Transparencia, etc.
    Creo que incluso los Técnicos hemos contribuido en gran medida a esto y así nos va, es difícil pasar de los «charquitos naranjas» a las «mareas»
    La Transformación de los Psicólogos Sociales, en Clínicos, Los Educadores Sociales en Monitores, son evidencias de ello; junto con el desdibujo del Trabajo Social como «Coto» exclusivo del tradicional «Trabajador Social» diplomado.

    Creo en los Servicios Sociales, pero no en estos!!!

    Un saludo y Feliz 2015

    Responder
    • 20/01/2015 a las 10:53
      Enlace permanente

      Planteas muchas cosas, serían para largo y tendido. Lo fundamental es que rememos en la misma dirección. Yo no soy pesimista: hemos ganado en visibilidad, si bien esa ganancia ha sido fragmentada porque era de donde partíamos. Evidentemente, la Administración, al apostar por la externalización, no apuesta por lo público, y la responsabilidad no es del teercer sector, si bien, al final, acaban metidos en la rueda. Gracias por comentar y participar. Un abrazo.

      Responder
  • 01/10/2014 a las 15:03
    Enlace permanente

    Buena reflexión. Sumaria el intrusismo laboral a través del voluntariado, las valoraciones sociales realizadas por «buenas voluntades» sin formación, la duplicidad de servicios – x q ese discurso tan intenso de una competencia, una administración se reconvierte, en el caso de ss.ss, en «minusvalorándose y anulemos la administración , mil ongs»?-, la mercantilizacion de las grandes ongs que se refleja en la temporalidad del contrato de sus trabajadores, sus salarios pauperrimos , las dificultades de estos para subrogar sus contratos cuanto el programa es llevado por otros,
    La mercantilización de lo social aA TRAVES de las grandes ong (grupos , holdings) rompiendo el papel innovador que aportaban las entidades sin ánimo de lucro pequeñas (muchas veces de los propios afectados o sus familiares), las cuales no pueden asumir licitaciones enormes…etc,etc.
    Ana LL.

    Responder
  • 26/09/2014 a las 06:24
    Enlace permanente

    Nacho, es que has puesto palabras a mi pensamiento….Una vez más felicidades!!!! No se puede decir más claro.
    Eso si, «ya que has echado la cerilla en el monte»… pendiente un cafelito para seguir con el debate.
    Un saludo

    Responder
  • 26/09/2014 a las 06:11
    Enlace permanente

    Creo que la clave de todo lo que has dicho es que LOS SERVICIOS SOCIALES SON LOS ÚNICOS QUE LOS CIUDADANOS PODEMOS EXIGIR, porque son nuestros derechos (devaluados, pero nuestros derechos), mientras que lo que hace el tercer sector es «complementario» y, por tanto, discrecional, es decir, prescindible, como de hecho está ocurriendo con la crisis.
    Te felicito por la valentía de decir estas cosas que nadie quiere oir.
    María José Hernán

    Responder
    • 26/09/2014 a las 11:57
      Enlace permanente

      Efectivamente, la pérdida de este juego es el de los derechos de los ciudadanos, no sólo de los que se encuentran en esa situación, sino de los de todos. Sé que es u tema espinoso, pero creo que no podemos actuar como si no existiese. Gracias por comentar!

      Responder
  • 25/09/2014 a las 14:36
    Enlace permanente

    Se debería incluir la función del Voluntariado y el intrusismo laboral que en la mayoría de ocasiones deriva. Solamente con ver las ofertas «laborales» de Asociaciones, Fundaciones, Ong´s, en definitiva, del Tercer Sector, concluimos que los Servicios Sociales derivan en pura mercantilización en beneficio de unos pocos.

    Responder
  • 25/09/2014 a las 14:13
    Enlace permanente

    Totalmente de acuedo… añadir una anécdota para completar la idea que tiene la ciudadanía de la Administración y de los que trabajamos en ella. Cuando te llega un usuario al despacho (trabajo en un centro de ss.ss) y después de la entrevista, satisfactoria por el trato y el contenido para el usuario, se despide diciéndote «Vd. no es funcionaria, me ha atendido estupendamente..»..a lo que contesto que el «buen trato» es precisamente por eso, por el sitio que ocupamos, el trabajo que desempeñamos, la formación y la responsabilidad.. Sin desmerecer el trato que prestan los compañeros de las ONGs , que seguramente sea igual de bueno, lo que indigna es que tengamos que romper estereotipos y empezar a vincularnos con los usuarios luchando contra la desconfianza que generamos. Y estos son los usuarios que llegan, otros muchos acobardados ni siquiera se acercan…

    Responder
    • 25/09/2014 a las 20:36
      Enlace permanente

      Yo me revuelvo cada vez que oigo esas cosas. Yo tengo también gente que me ha puesto quejas, o que no le ha gustado lo que le he dicho, pero sí, parece a veces que quejarse de la Administración es como un deporte nacional, y del funcionariado ni te cuento. No nos damos cuenta de que la adminsitración y el funcionariado con sinónimos de derechos. Prefiero quedarme con los datos del cuestionario que he descrito. Ánimo: difundamos lo bien que lo hacemos (y reconozcamos nuestros errores, claro). Un abrazo. Y gracias por comentar!

      Responder
  • 24/09/2014 a las 10:57
    Enlace permanente

    Partiendo de la base de que sí, somos el mismo barco; en el caso de ONG´s en intervención especializada; también es cierto que asumen aquellas competencias o partes de la intervención al que el sistema público no llega… El problema? Que cada vez asumen más rango porque la administración deja de generar recursos y lo que debiera ser algo residual o temporal se está convirtiendo en la tónica general.
    Con todo mis respetos a los compañeros que trabajan en estas entidades y por delante mis alabanzas a su trabajo, soy una gran defensora del sistema público de servicios sociales en cualquiera de sus formas (básicos o especializados) y creo que es la única forma de ser realmente garantes de los derechos de los ciudadanos y de velar por la calidad de la atención

    Responder
  • 24/09/2014 a las 10:43
    Enlace permanente

    Increible pero cierto. Y qué feo que es estar colaborando como voluntaria en ese tipo de ONG’s y darte cuenta del tufillo que despiden contra lo público. Me ha pasado y he aprendido a elegir mejor dónde aportar mi tiempo e ilusión.

    Gracias por una entrada tan completa y documentada.

    Responder
    • 25/09/2014 a las 20:30
      Enlace permanente

      Mira, yo trabajé en Cáritas varios años y no me arrepiento de ello. Y te puedo hablar desde dentro, en lo pequeño se trabaja mucho mejor, pero luego lees la memoria, o ves las políticas oficiales de la institución, y percibes que hay cosas que no funcionan, ese «estar donde no llega la justicia» a veces es olvidado, e incluso la crítica que se puede hacer desde fuera a la Administración.

      ¡Gracias por seguirme!

      Responder
  • 24/09/2014 a las 09:42
    Enlace permanente

    Hablo desde mi limitado conocimiento a través de breves experiencias y observaciones y no en base a los datos.
    Estoy bastante de acuerdo con tu reflexión y crítica, creo que debería estar mejor valorado y por tanto dotado sobretodo para evitar que existan duplicidades entre SS.SS. y ONG´s o simplemente para que se pueda llegar a más personas bajo paradigmas más comunitarios, innovadores, participativos, artísticos… a pesar que creo que en ocasiones se producen resistencias internas dentro de los mismos SS.SS. para desarrollar este tipo de estrategias de forma más integrada.
    Creo que es necesario que los Servicios Sociales se hagan ver, este blog es una excelente herramienta y otras herramientas las cuales conozco algunas y la mayoría no. Creo que en este sentido de difusión y estrategias menos conservadoras, el tercer sector tiene más capacidad de movimiento, aunque si el debate es sobre la institucionalización de las grandes multinacionales del tercer sector, al igual que duplicar, también hacen su labor debido a justamente la tendencia ideológica que las promociona en detrimento de unos SS.SS. más estables y potentes. Es un juego de poder, que se relaciona directamente con los y las mandatarias políticas. Se requiere una reflexión profunda pues si dentro de las «filas» de los SS.SS. hay espacios de confort inmovilizados y no se replantea o recuerda el objetivo de los mismos, se complica el asunto a mi entender…
    Apoyo lo público activamente, pero está claro que mejor doble que nada…
    Gracias N!

    Responder
    • 25/09/2014 a las 20:25
      Enlace permanente

      Totalmente contigo. Tenemos que visibilizar lo que hacemos, pero te asombraría saber la tremenda desproporción en las páginas web institucionales de nuestros políticos visitando sus centros, y haciéndose fotos con entidades privadas. Es increíble, lo cual, nos mantiene invisibles, claro. Gracias por comentar!

      Responder
  • 24/09/2014 a las 07:43
    Enlace permanente

    Nada más que añadir, completamente de acuerdo con lo que dices, hace unos meses lo traté en mi blog a raíz de varias noticias que me preocuparon. Personalmente me molesta no saber hasta qué punto las entidades sin ánimo de lucro, especialmente las grandes, están dispuestas a asumir cualquier servicio que se les proponga sin plantearse si al dejar de hacerlo la Administración Pública se están limitando los derechos de la ciudadanía. ¿Hasta qué punto estas entidades son cómplices del poder que recorta?

    Responder
    • 25/09/2014 a las 20:19
      Enlace permanente

      Pues, en cierto modo, sí, pero no hay que olvidar que la política actual que se practica en muchos lugares, enemiga de los derechos, es la verdadera responsable de ello. Tenemos un gran camino por hacer para convencer a la ciudadanía y a los poderes políticos. Un abrazote y gracias por comentar!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

Subscríbete a mi Blog