AL FINAL DE LA ENTRADA OFERTAS,  CURSOS y más oportunidades RECIBIDAS esta semana (Tras el vídeo)

Hoy igual tiro piedras sobre mi propio tejado, pero me parece interesante reflexionar sobre el tema de los Informes Sociales y lo que ocurre cuando alguien osa pedir uno.

A los/las profanos/as les explicaré que el informe social es la herramienta principal del trabajador/a social y es clave en los Servicios Sociales, al igual que el informe médico lo es para la medicina o el sistema sanitario. Para nosotros es TAN importante, que aparece incluso en nuestro código deontológico, que dice que es el “dictamen técnico que sirve de instrumento documental que elabora y firma con carácter exclusivo el profesional del trabajo social. Su contenido se deriva del estudio, a través de la observación y la entrevista, donde queda reflejada en síntesis la situación objeto, valoración, un dictamen técnico y una propuesta de intervención profesional”. (Yo habría añadido la visita a domicilio, la interacción grupal, etc., pero bueno).

Pues hoy voy a entrar en aquello que pasa cuando un/a ciudadano/a acude a un Centro de Servicios Sociales y pide uno ¿os imagináis lo que pasa?: pues que probablemente no consiga nada más que agarrarse un buen cabreo. 
Y es que, en contra de lo que siempre he pensado, en muchos lugares se tiene como norma NO realizarlo a petición del ciudadano/a, sino cuando es necesario para una tramitación o nos lo pide otra institución (hombre, faltaría más). Pero es un tema delicado entre colegas y creo merece una reflexión.
Sin embargo, no tenemos ningún problema en decirle al vecino en cuestión que le pida un informe al médico ¿y eso? se preguntará el/la profano/a… voy a relataros las razones que escucho con mayor frecuencia cuando hablo del tema:
1.- Razones de plantilla: la red sanitaria tiene mucho más peso, profesionales, presencia… sin embargo, ese argumento cae pronto: también tiene muchísimos más usuarios/as (enseñadme a alguien que no lo sea… ¡desde el minuto 0 de vida!).
2.- Razones técnico-aplicativas: un médico pulsa cuatro teclas y le sale un informe. Eso tampoco es así: en ocasiones tienen que pasar algunas escalas, pedir pruebas, etc.. Cierto es que nuestras aplicaciones están a años luz en la mayoría casos. Eso también es fácilmente rebatible: una cosa es hacer un informe con las prestaciones en alta y un pequeño diagnóstico (lo que suelen hacer los médicos de familia en un 99% de los casos, seguro), y otra cosa es un informe para denunciar un maltrato ¿o no? supongo que el 99% de nuestros informes serían de los primeros, claro. En todo caso, la única forma de que nuestras aplicaciones cumplan con esas exigencias es que existan tales demandas: informáticamente es bastante sencillo que en un formulario se vuelquen unos cuantos campos. 
3.- Razones de diversa índole (cada quien, que las clasifique): 
Está quien dice que hay cosas que habría que explicar al usuario antes de que lo viera escrito ¡toma ya! pero ¿es que el médico no le explica al paciente que tiene cáncer antes de darle el diagnóstico escrito? ¿no nos atrevemos a decirle a un usuario que debe dejar de beber pero le tratamos como adicto? eso sí que no me parece bien. Si uno va a recibir un tratamiento, que al menos sepa cual es su diagnóstico, ¿verdad?
Miedo a la reacción del ciudadano al no poner lo que él espera. En ocasiones tratamos con usuarios/as que no han sabido aprovechar oportunidades, o no lo han hecho por las razones que fuesen, o incluso hay usuarios/as que no han tenido más remedio que depender de las prestaciones sociales, y reflejar eso en un informe es duro. No obstante, ocultarle esa realidad a la persona tampoco es el camino, creo. Cuando alguien pide un informe, debe estar preparado para escuchar un dictamen técnico: un informe debe ser objetivo, imparcial: ese es uno de los valores de pertenecer a la administración.  Tampoco uno puede ir a su médico a decirle lo que tiene que poner, ¿no?.
A veces, si alguien viene de nuevas a pedirlo, surge el “es que no se le conoce“. Normal, puede pasar. Tampoco creo que un médico haga un informe sin conocer, sin pasar determinadas pruebas (si lo hace, yo no estaría muy conforme). Pasemos nuestras escalas, que también las tenemos, si no queremos que llegue a nuestra puerta alguien y diga “como me han dicho que no estoy en intervención, así que eso es lo que quiero: intervenme! (como ya expuse en la entrada “lo siento,Vd no está en intervención”), pero hazme el informe, claro, que lo necesito para el banco, que me quiere echar”.
Luego está quien tiene temor del “para qué pueda ser usado”. Vamos a ver, si uno coge su informe medico y lo cuelga en internet, ¿hay algún problema? NO, allá él. Entonces, ¿por qué ponemos freno a dar un informe social? ¿no será el usuario el responsable de la información que vierta sobre sí mismo donde lo entregue? ¿o es que tenemos miedo de poner algo que pueda ser usado en nuestra contra? Uhmmm espero que no. 
Si el ciudadano/a tiene derecho a acceder a su historia social, al menos en la Comunidad de Madrid (al igual que a la historia clínica) >Ver Artº 4 de la Ley de Servicios Sociales de la CM ¿por qué no puede pedir un informe social para defender sus intereses? ¿van a tener que pedir la Historia completa? Pues eso sí que es un lío… o ¿quizá pedir un peritaje por lo privado? tampoco me parece, el que quiera y pueda, que lo haga, pero que sea porque el sistema no se lo hace…

Poneos en el lugar de una persona que cree que así le van a dar otra oportunidad en su banco, o le van a financiar la deuda del agua… 

Igual algún/a colega se está acordando de mi familia, pero bueno… la verdad es que estoy convencido en este tema (pero admito el debate, abajo, en comentarios, jeje). Lo que tengo más claro es que si no compartimos nuestras herramientas, nunca se sabrá a qué nos dedicamos, y seguirá esa leyenda urbana de que hacemos cosas sin transparencia.

Igual hay que articular modalidades para petición de informes “tipo” (de los “sencillos”), y responder a esa demanda, ¿no?.

Ánimo

Nacho

Recomendación musical de la entrada: The Verve – Bitter Sweet Symphony, además de que mola, dice algo así como “No Puedo Cambiar Mi Molde, No, No, No, No, No No Puedo Cambiar…” Bueno, yo creo que sí. 

OFERTAS DE EMPLEO, CURSOS Y OPORTUNIDADES RECIBIDAS ESTA SEMANA: pincha>> AQUI
Comparte esta entrada
¡QUIERO UN INFORME SOCIAL!

18 thoughts on “¡QUIERO UN INFORME SOCIAL!

  • 13/04/2018 a las 11:47
    Enlace permanente

    Buenos dias , fui guardadora de echo de mi madre , hasta hace dos meses que me puse enferma y se pidio desde la trabajadora social, un plan de emergencia, que se mando a fiscalia contando mi situacion y aportando un informe medico, ya que ninguno de mis hermanos queria tomar mi relevo , se ke concedio una residencia de urgencia a mi madre, pero dos dias antes de ingresarla , una hermana mia tomo mi relevo, quedamdo yo lubre de la tutoria , mi pregunta es. ¿Puedo pedir a la trabajadora social una copia del informe , mientras yo fui la guardadora de echo y del informe a fiscalia, ?yaque todo eso quedo anulado por tener que hacerse un nuevo informe a la xunta de Galicia a nombre de mi otra hermana ,,,y que me puede dar y que no. !! Ojala me puedas dar una respuesta muchas gracias

    Responder
    • 13/04/2018 a las 14:20
      Enlace permanente

      Buenas tardes. Entendiendo que en estos momentos la persona de la que habla está incapacitada, ante cualquier petición que pueda hacer en relación a ella, los Servicios Sociales pedirán siempre autorización a la fiscalía o a quien ostente la tutela.

      Responder
      • 18/04/2018 a las 18:00
        Enlace permanente

        Gracias por contestarme. Aunque creo que no me e explicado bien quizas. Yo solo pido los informes en los que figuro yo con toda mi informacion personal , cuando mi madre estaba bajo mi tutela. Junto con mi informe medico que fue aportado a fiscalia , para pedir situacion de emergencia , pero ese informe y hasta ahi
        Se anula todo lo anterior , teniendo que hacer nuevo informe y peticion de plaza de centro de dia , por cambiar de tutora.
        Quiero saber si pueden darme todo lo que tiene que ver conmigo ,. Espero me conteste , muchas gracias

        Responder
  • 29/01/2015 a las 09:04
    Enlace permanente

    Hola Nacho! Me parece muy interesante esta entrada en particular, en lo social desde hace unos años, se ha comenzado a trabajar con un Plan de Intervención Individual (el famoso PII), siendo uno de los pilares básicos la realización conjunta entre el profesional-usuario (o cliente). Esto quiere decir que hay un trabajo previo por parte del profesional de concienciación sobre las dificultades que tiene la persona. Me parece una labor básica por parte del profesional, sentarte con el usuario y afrontar y debatir que es lo que hemos detectado, claro que no es fácil, y muy probablemente doloroso para la persona con la que estamos interviniendo; seguramente haya que invertir mucho más tiempo, sin embargo, creo que es mas coherente y honesto esta forma de trabajar y que a la larga los resultados son mucho más positivos. Quizás en servicios sociales de base es diferente….. no se…

    Responder
  • 25/02/2014 a las 12:14
    Enlace permanente

    Me animo a comentar por aquí. En mi trabajo las personas pueden pedir el informe social, lo hacen por escrito y se les contesta igual. Pedimos que se haga por escrito y que pongan para qué, si es para pedir una ayuda de alquiler en otro organismo, porque se lo pidieron en el banco… según para qué se cumplimentan unos epígrafes u otros. Y sobre todo si se piden “de hoy para mañana”, se explica que se hará un informe sumarial y únicamente explicando “según refiere, según refiere” y añadiendo al final que debido a la premura de la petición y tiempo de respuesta y dado que la persona no aporta otra documentación ni quiere que se realicen otros cuestionarios y/o visitas… sólo se puede apuntar lo que la persona refiere.
    Normalmente explicamos que para hacer un informe adecuado se necesita un tiempo, y varias técnicas (visita a domicilio, entrevistas y revisión documental, al menos). Así como que la elaboración del informe no supone que él luego esté de acuerdo con lo que piensa sobre su situación.
    A demás algunas personas suelen pedir sobre todo los informes emitidos a las secciones de menores.
    Por lo demás agradecería infinito “hacer prácticas” contigo en SS.SS. y aprender a trabajar… sobre todo ahora que mi des-motivación y sensación de hartazgo es mayor que mi “pasión por el trabajo social”.
    Gracias por seguir trabajando y publicando Nacho!!!.

    Responder
    • 25/02/2014 a las 12:50
      Enlace permanente

      Bueno… es una salida. Yo, de todas formas, creo que hay que evitar el “según refiere”, porque resta valor al documento, y únicamente pond´ria aquello de lo que puedo dar fe o aporta documentalmente (en cuyo caso le indico que lo adjunte), e incluso lo llamaría “informe social básico”, o algo así, para que se sepa que eso no es un IS adecuado. En facebook la gente del Colegio de TS de Murcia decía que al contener datos de otras personas (familiares), habría que tener cuidado, no sé si lo hacéis en un modelo que importa los datos de familiares o sólo los individuales, o sí ponéis, por ejemplo “familia monoparental formada por madre y dos hijos de 3 y 5 años…” o si figuran por ejemplo datos de una abuela que vive con ellos… ¿cómo lo hacéis?

      De lo de las prácticas, jeje, no sé si vives en Madrid, pero podemos vernos un día por mi centro y te cuento, si quieres y puedes, habría que cruzar agendas… escribeme si es el caso al mail.

      y muchas grcias por comentar!!! un abrazo y ánimo!!

      Responder
    • 25/02/2014 a las 13:31
      Enlace permanente

      Hola: el “según refiere” es cuando nos dicen que necesitan el informe ya y ahora. Entonces no queda más remedio; intentamos que entiendan que se necesita el tiempo y la documentación mínima pero sino me dejan…
      Respecto a los datos podemos hacerlo de las dos formas, sólo elegir: “individual” o familiar” y la aplicación importa los datos de la unidad.
      De todas formas no me refiero a que lo hagamos bien o no, que en eso hay que mejorar, es sólo que desde hace tiempo nos los han pedido y por tanto los entregamos. Aunque puedo asegurarte que ha habido y hay mucha resistencia.
      Te escribiré, eso seguro.
      Gracias.

      Responder
    • 13/04/2018 a las 11:37
      Enlace permanente

      Buenos dias, hasta hace dos meses fui guardadora de echo de mi madre en el informe de dependencia ,.tuve que pasarle el relevo a una hermana mia porque yo me puse enferma, llegó a pedirse un plan de emergencia , a fiscalía, ya que en ese momento ninguno de mis hermanos y hermanas queria sustituirme, asi que se le busco una residencia a mi madre. De urgencia ,pera aliviarme ami. Pero dias antes de ingresar , una hermana mia tomo mi relevo, mi pregunta es¿ Tengo derecho a pedir al trabajador social copias de todo el informe que se hizo de mi madre mientras yo fui guardadora de mi madre hasta que se anulo el informe de fiscalía? Y en otro caso ¿ Que me pueden dar y que no!!
      Les agradeceria que pudieran ayudarme gracias

      Responder
  • 23/02/2014 a las 07:20
    Enlace permanente

    Sí, un verdadero honor, la verdad… Sobre lo que dices… Sí, entiendo que tiene que ser para algo, pero creo que en cierto modo, pero es imposible acotar ese algo, ya que siempre surge una nueva entidad, un nuevo procedimiento… la creación de un informe “tipo” sencillo, en parte, resolvería aquello de “hazme un papelito para”, y el tema de las ONGs, que les piden continuamente informes para apoyar: quedaría claro que son ellas las que tienen que decidir a quién, cómo y cuando. También quedaría claro que NO es una derivación, y por otro lado, se facilitaría que el ciudadano emplee ese informe. Y por supuesto: evitaría lo que yo haría, pedir la historia social. ¿no? Gracias por comentar!!

    Responder
  • 23/02/2014 a las 06:01
    Enlace permanente

    hola Nacho, tema polémico, yo la pregunta que me hago es “un Informe Social para que”. Un Informe se emite para algo, ese algo tiene que estás claro, lo pida el usuario o la administración , porque yo, a lo que no le veo mucho sentido , es al hacer por hacer…

    Mi colegio profesional recomendó el viernes pasado esta entrada de tu blogs a todos sus colegiados. Un abrazo. Cheli

    Responder
  • 21/02/2014 a las 10:43
    Enlace permanente

    Lo primero, decirte Nacho, que te sigo desde hace muy poco, pero estoy encantada de leerte. Es cierto eso de la necesidad de remover conciencias! 🙂
    Respecto al debate de si hacer informe social o no a petición del usuario, pienso que es necesario regular este asunto, ya que en muchas ocasiones he considerado la necesidad de hacerlo y me han surgido muchas dudas, (ya me las solucionaban diciéndome “NO!” desde arriba, claro…). Quizá ese modelo de “informe social básico” sería una de las opciones. Por otro lado, se presentan situaciones complicadas en las que entregar un informe supondría un enfrentamiento con la persona, en mi opinión, porque en nuestras intervenciones no siempre es posible actuar con la máxima de las transparencias… seguramente en un punto avanzado de la intervención si, pero no en el inicio no siempre lo veo claro. No lo sé. Me siguen surgiendo muchas dudas!

    Responder
    • 21/02/2014 a las 13:20
      Enlace permanente

      ¡Gracias! Me encanta poder aportar algo… conforme contigo, pero lo que no puede ser es lo actual, que es el NO POR EL NO en muchos casos, y eso es mirar a otro lado, cuando la gente llama a tu puerta. De lo del enfrentamiento… sí, puede ser, pero… imagina que piden la historia por registro… Sé que hay dudas, pero creo que nos falta un punto de ponernos en el lugar del otro, que es el que acude para pedir un informe, que eso ya es hacer intervención social. A veces el mero hecho de que sepan qué es un TS, se le visite, se le hable del abanico de recursos, baremos, etc., es una muy buena intervención, aparte de que un cidudadano bien informado se lleva un aporte de prevención y de multiplicación de esa información en su entorno. Lo queno se puede, es cerrarle la puerta, porque es su derecho.

      Responder
  • 20/02/2014 a las 08:15
    Enlace permanente

    >Tienes una gran habilidad para remover mi conciencia… estoy bastante de acuerdo en todo lo que argumentas al respecto, aunque también tengo que decirte que encuentro algunas pegas a la entrega de informes sociales a los usuarios.

    En primer lugar, cuando una persona recibe un informe médico, no entiende ni “papa” de lo que pone: se utiliza un lenguaje completamente opaco, lleno de tecnicismos incomprensibles para los que no somos médicos. Por lo tanto el usuario se puede molestar en leerlo, pero cuanto más técnico e incomprensible sea, más le va a gustar por que pensará que se están explicando completamente todos los problemas de salud que tiene. Que el informe médico esté lleno de tecnicismos no me parece mal, pues debe ser un informe profesional y objetivo, pero aunque un informe social sea igual de profesional y objetivo e incluya algunos tecnicismos, la situación que se está describiendo va a ser comprendida en su gran mayoría por el usuario.
    Por otra parte, existe una mayor valoración del informe médico como “objetivo” pues la medicina dispone de unas pruebas diagnósticas que el trabajo social no tiene. No tenemos aparatos ni máquinas que nos permita medir, por lo que los indicadores que nosotros utilizamos (aunque sabemos que son válidos) no gozan de la misma credibilidad entre los usuarios.
    Cuando una persona viene a solicitar un informe social suele tener una idea clara de lo que quiere que en él aparezca, y esa idea puede chocar frontalmente con la valoración del profesional. Está claro que tenemos que informar a los usuarios de nuestro diagnóstico, e incluso trabajarlo conjuntamente así como los objetivos y actividades para alcanzarlos, pero nos encontramos con demasiada frecuencia con personas que no aceptan la explicación que les damos durante la entrevista y que niegan completamente su realidad y la parte de responsabilidad que puedan tener al respecto. Si ya les molesta lo que les decimos durante una entrevista, cuanto más si lo ven escrito en un informe social en el que habían depositado sus esperanzas de aparecer completamente como ellos habían pensado.
    Precisamente debido a que el informe social es una herramienta básica del trabajador social, no podemos dejar que el diagnóstico pueda estar manipulado ni exista temor a expresarlo completamente.

    La idea de que se elabore un informe tipo básico me parece acertada, y además es una manera de comenzar a introducir el cambio y comenzar a hacer valer nuestra valoración profesional.

    Muchas gracias por tus reflexiones y experiencias, ya te has convertido en tema de conversación con algunas compañeras de trabajo (principalmente los temas que tratas, claro) y nos llevas a analizar y reflexionar sobre lo que hacemos día a día y si lo estamos haciendo como deberiamos.

    Un saludo desde Valencia

    Responder
    • 20/02/2014 a las 09:21
      Enlace permanente

      En primer lugar, te agradezco el comentario. Y, por supuesto, para mí es un placer dar de que hablar y reflexionar en otros equipos, creo que es uno de los objetivos fundamentales de este blog.

      Comparto tus preocupaciones, por eso planteo la posibilidad de un informe “sencillo” de facil cumplimentación.

      Tampoco hay que olvidar que esa puede ser la causa que traiga a personas “ajenas” al sistema y se pueda iniciar un trabajo si es necesario, claro.

      De lo del lenguaje… igual esa petición es el momento de explicarle al ciudadano lo que pensamos de él, a mí me ayuda, cuando firmamos el PII (“contrato” RMI), al darle la vuelta al monitor y explicarle lo que estoy poniendo: creo que es un ejercicio de transparencia que me es muy útil.

      De lo de las herramientas, vale, no tenemos muchos numeritos, pero debemos intentarlo, por ejemlpo, las escalas de valoración de dependencia, zarit, bartel, lawton… y por otro lado: la visita a domicilio ¿hay una prueba más importante que esa en la valoración? seguramente no, y, sinceramente, puede que de más datos que una radiografía. Si tomásemos una foto ¿no sería lo mismo?, son preguntas que me hago… igual hay que hacerlas (en algún caso las he hecho, claro, con autorización del dueño), al igual que el obrero que vino a mi casa la semana pasada… ¿no?

      Y si no aceptan la explicación o el diagnóstico… ese no es nuestro problema (explicárselo, sí), el médico no puede quitar que el señor tiene una adicción, por mucho que él no quiera reconocerlo, no? sería manipularlo…

      de nuevo, gracias por participar en este debate que considero es importante.

      Responder
    • 20/02/2014 a las 10:40
      Enlace permanente

      Hace no mucho me vino una usuaria para pedirme un informe social para un juzgado, la primera respuesta de mi directora fue: no, a petición de usuarios no! Yo la contesté que si yo podía negarme ante tal petición? no, ¿Entonces? Mi decisión fue no negarme y trabajar con ella el informe que había realizado días antes para fiscalía…se fue del despacho decepcionada porque ella quería un informe a medida pero días después volvió agradeciéndome todo lo que le había hecho reflexionar leer ese informe y solicitaba poder continuar con la intervención, encaminada a la búsqueda de alternativas de crianza y organización en su familia. Ésto es hacer trabajo social y no sólo tener la visión de gestionar y derivar…

      Responder
    • 20/02/2014 a las 11:04
      Enlace permanente

      Sí, esa es la pauta que se da desde las instituciones, que no acabo de comprender, y creo responde más a argumentos de comodidad. Si lo hace por registro, ¿se le puede negar? Sinceramente, si yo fuera usuario, pediría por escrito copia de mi Historia Social, como recoge la Ley. Y estoy totalmente deacuerdo en lo que dices, creo que fué un ejercicio de que entendiese tu papel, tu profesión y, quizá, su situación objetiva. Gracias por comentar

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subscríbete a mi Blog