Al fin pasaron las elecciones. Los rotativos parecen coincidir: SOPLAN VIENTOS DE CAMBIO. Y me ha venido a la cabeza el proverbio chino que dice “Cuando soplan vientos de cambio, unos, construyen muros, y otros, molinos”. Esta idea condensa mi mensaje para esta entrada.

Sin embargo, el motivo de este post no es hacer un análisis post-electoral, sino reivindicar este momento, en el que creo que, profesionalmente, tenemos grandes oportunidades por delante, por lo que quiero tocar un poco la fibra a los y las colegas. Y es que somos (en España, y en nuestra profesión), habituales de la queja de pasillo, de café o de chiste fácil de whatsap, pero poco a hacer informes basados en los datos y experiencia que acumulamos, al menos en Servicios Sociales. Es trabajoso, pero, al menos mi experiencia, es que, al final, vale la pena dedicar un esfuerzo a ello (a pesar de lo difícil que es compaginarlo con la presión que la atención directa representa).

molino de viento

Y es que los políticos necesitan nuestro apoyo. Esto no es nuevo: lo necesitaban los de antes, los de ahora y los de mañana (si se dejan asesorar, claro), pero, el tiempo que comienza en España, nos arroja tres oportunidades importantes que debemos aprovechar:

1.- Por un lado, porque los “partidos emergentes” han canalizado mucha ilusión (y cabreo), pero esa fuerza, ahora, hay que canalizarla: veo muchas caras nuevas, que precisarán de la experiencia desde dentro, de profesionales que estén trabajando en la base. Ofrezcamos nuestro servicio A TODOS: dejémonos de partidismos y hagamos política.

2.- Por otro lado, se avecinan alianzas y estrategias entre partidos: el fin de las mayorías absolutas, dará paso a negociaciones y acuerdos parciales “por programas”. Es el momento de hacer valer nuestro gran valor, que está por encima de los impulsos a veces alocados de la política: el conocimiento técnico. El político no tiene un porqué tenerlo: para eso estamos los profesionales. Elaborar y hacer llegar nuestros informes será nuestro reto ahora (porque no vale con “hacer llegar nuestra voz”, como se suele decir: voces hay muchas, pero criterios técnicos, sólo los profesionales los tienen).

3.- Cambios de color: la objetividad es la marca del buen profesional. He visto verdaderas tonterías en programas de todos los colores; no caigamos en el mensaje fácil. En ciudades como la mía (Madrid), cambiarán las políticas, pero otro de los valores que deberemos demostrar es el de la objetividad, porque el funcionariado no trabaja para el político, aunque ejecute las políticas marcadas por los poderes electos: trabaja para la ciudadanía. La estabilidad de los funcionarios es lo que garantiza: el mantenimiento de los servicios sin depender del capricho del momento. De hecho, si no fuese por esta estabilidad tan demonizada, a saber dónde estaríamos tras tanto recorte.

Aprovechar esta oportunidad es especialmente necesario ahora en nuestro sector, dado que #Miniyo ya os mostró que los Servicios Sociales somos unos desconocidos en casi todos los programas electorales >VER.

Desde estas líneas, os animo a contactar con los y las concejales que saldrán, tanto de gobierno, como de la oposición, a hacer informes de situación y, lo más importante: hacer propuestas: no desperdiciemos la ocasión de demostrar la labor que realizamos.

Pues eso: somos muchos/as. A POR ELLOS/AS

Nacho

En otro momento ya la recomendé, pero es que me viene como anillo al dedo. Scorpions. Wind of changes.

Comparte esta entrada
VIENTOS DE CAMBIO: APROVECHEMOS LA OPORTUNIDAD

4 thoughts on “VIENTOS DE CAMBIO: APROVECHEMOS LA OPORTUNIDAD

  • 02/06/2015 a las 12:23
    Enlace permanente

    De acuerdo de principio a fin!
    Yo siempre utilizo el simil de que somos soldados, buenos soldados, donde si me dicen que marche para la derecha pa ya que vamos y si nos dicen que vayamos para la izquierda pues pa ya!
    Siempre y cuando no se contravengan nuestros principios éticos y de respeto a la ciudadanía claro esta!!!
    Los cambios son oportunidades, siempre!!! Enfoquemos de manera positiva!

    Responder
    • 16/06/2015 a las 13:50
      Enlace permanente

      Por supuesto, Belén. Ese es nuestro valor como profesionales. Gracias por comentar!

      Responder
  • 27/05/2015 a las 20:56
    Enlace permanente

    Estoy contigo en tu análisis. Sólo precisar que el funcionario (empleado público, en general) está para servir a la ciudadanía, efectivamente. Pero te digo más: EL TRABAJO SOCIAL ESTA PARA SERVIR A LA CIUDADANIA y NUNCA a intereses particulares de empresas, entidades de todo tipo y por, supuesto, políticos. Ayer tuve que escuchar por 3 veces en una conversación telefónica con una trabajadora social de un centro que atiende a personas con discapacidad en régimen residencial, “yo me debo a mi empresa y a mi jefe”. Me lo repitió 3 veces porque yo no daba crédito a lo que estaba oyendo. No le permití una cuarta. Le colgué el teléfono. Saludos Nacho! 🙂

    Responder
    • 31/05/2015 a las 22:48
      Enlace permanente

      Totalmente contigo. Es la esencia de nuestro código deontológico. Un abrazo, Virginia.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sígueme en Feedly

Subscríbete a mi Blog