Cualquier colega de los y las que trabajamos en Atención Social Primaria seguramente reconocerá estar colapsado/a por la burocracia… y me pregunto si realmente queremos salir de ella o ya forma parte de nuestro genoma. Espero que no, la verdad.

sedanteY es que la burocracia, en el fondo, actúa como un potente somnífero: nos mantiene ocupados/as mientras, como es lógico, desatendemos otras tareas para las que fuimos formados/as: la intervención social. Sin embargo, cuando se entra en el debate para introducir fórmulas de cambio, es bastante frecuente encontrarse con resistencias. Curiosamente, a veces nos quejamos sobre la resistencia al cambio de “nuestros usuarios/as” pero nosotros/as… igual tampoco es que nos matemos por cambiar las inercias…

Os voy a poner un ejemplo, en este caso institucional, pero que pasa ya inadvertido: en el Ayuntamiento donde trabajo, allá por el 2008, se convirtió una prescripción técnica habitual (al igual que el paracetamol para el médico) como la Ayuda a Domicilio -o SAD-, en un expediente administrativo que se parece al de la construcción de una autopista: al menos 4 firmas son necesarias e interviene una oficina central (de un municipio de más de 3 millones de habitantes) por medio, que autoriza el gasto. Y, sin embargo… ya lo hemos asumido… incluso cuando hay presupuesto: hemos incorporado la frase “las cosas de palacio van despacio” como un mantra que repetimos diariamente, así que ya hemos conseguido que no nos duela, ya casi, incluso nos sonreímos al pronunciarla -si bien en 2008 se oía de todo por los pasillos-. En aquel momento se dijo que era “por homogeneizar” criterios…. por homogeneizar, se creó una máquina de burocracia perversa (un sistema de gestión taylorista, con más de 10 pasos-llave) y, lo peor de todo: tardamos meses en poder dar un alta (salvo causas muy excepcionales). Es más, las promociones de compañeras/os que se han incorporado tras el 2008, desconocen una experiencia que tenemos los y las veteranas: antes de esa fecha, te llamaba la cuidadora, te decía que su madre se había roto un brazo, y en 24 o 48 horas ¡tenía una auxiliar en la puerta para atenderla!.

Pero, a lo que voy: ya está asumido y NO PASA NADA. Es algo así como lo de hacer callo.

Además, la burocracia es adictiva: aunque reconozcamos el colapso burocrático, hay quien no puede dejar de hiperburocratizar los procesos de gestión y las relaciones profesional-ciudadano/a y convierten respirar en un trámite que precisa un decreto, por supuesto, previo paso por registro.  Al final, lo de “generar derechos” ha sido convertido en “generar papeles y dar paseos”: y de innovar, ni hablemos, claro.

Por otro lado, la burocracia produce distorsiones en la percepción de la realidad: dado su alto poder distractor, nos hace creer que no podemos hacer más que eso: papeles, y nos olvidamos de las personas que hay detrás, y que los paseos, y las tardanzas, no son en balde para nadie.

Además, los efectos somníferos de la burocracia son rápidos: hoy mismo, llevando apenas 15 días en mi puesto, ya no me sorprendía una torre de papeles que el primer día me parecieron un infierno a la par que absurdos. Menos mal que me lo he apuntado en mi lista de “cosas a revisar” del Evernote, jeje, para cuando pueda levantar cabeza 🙂

Conclusión: dada su eficacia, la cuestión es saber si aún tenemos remedio. El objetivo de este post  es claro. Dar un toque: ayudar a levantar la mirada para ponernos en tratamiento, porque es vital que nos pongamos a trabajar -y estudiar- para reducir o cambiar algunos procesos… y poner a la persona en el centro (y no sus prestaciones). ¿Podremos, o tendremos que esperar a que alguien decida que “no vale la pena mantener esta maquinaria tan pesada”? Ojalá sí, pero depende un poco de todos/as (aunque de unos/as más que de otros/as, soy consciente).

Ánimo

Nacho

No quiero terminar sin avisar de los efectos de una sobredosis de somníferos.  Os dejo con una de Michael Jackson. You are not alone.

Comparte esta entrada
EL MEJOR SEDANTE: LA BUROCRACIA

9 thoughts on “EL MEJOR SEDANTE: LA BUROCRACIA

  • 23/02/2016 a las 21:58
    Enlace permanente

    Muy buena entrada Nacho. No es preciosamente un sonmifero lo que produce su lectura. Para los que luchamos día a día contra ella es más bien un estímulo el saber que no todos se justifican en ella y asientan en su comodidad.

    Responder
    • 24/02/2016 a las 08:20
      Enlace permanente

      Creo que tenemos mucho por hacer. Ánimo y no dejes de pensar que la burogracia debe estar al servicio de la ciudadanía, y no al de “alimentar a la maquinaria”. ojalá ese pensamiento se contagie. Un abrazo y muchas gracias por comentar.

      Responder
  • 23/02/2016 a las 15:13
    Enlace permanente

    Nacho, no es solo un somnífero y además opiaceo, la burocracia en los servicios sociales es una herramienta muy útil para descargar compromisos y responsabilidades (no es que no haya presupuesto, es que la tramitación no está terminada) pero además es una buena cortina de humo para no ver el sufrimiento del otro… Esto produce que cada vez que se replantea un “proceso” burocrático para agilizar y ser mas eficaces, acabamos añadiendo 2 o 3 pasos. Y es que la burocracia excesiva es útil para muchas cosas salvo para ser eficiente y cercana.

    Responder
    • 24/02/2016 a las 08:19
      Enlace permanente

      Pues sí, M JEsús, pero si añadimos más pasos creo que es porque, al final, nuestras cabezas terminan funcionando con la lógica burócrata y no con la del ciudadano. Efectivamente, la burocracia da tranquilidad… pero lejanía. Gracias por participar.

      Responder
  • 22/02/2016 a las 20:42
    Enlace permanente

    No puedo estar mas de acuerdo. En estos momentos me encuentro haciendo mis prácticas en una ONG, un poco desilusionada con la idea de la profesión. Durante estos 4 años de Trabajo Social en la Universidad nos dicen que no podemos quedarnos en el despacho, que no podemos convertirnos en meros burócratas especializados, que tenemos que salir a la calle a hacer Trabajo Social. Espero que encontremos la cura …

    Responder
    • 24/02/2016 a las 08:17
      Enlace permanente

      Totalmente contigo. PEro no te desilusiones: hay un componente muy importante en cada uno. La profesión la hacemos cada persona que la ejercemos. Quizá pienses que no, pero una personas puede contagiar a su equipo y más allá. Ahora, además, las redes no tienen límite. Un abrazote y gracias por comentar!!

      Responder
      • 25/02/2016 a las 18:18
        Enlace permanente

        Nacho, que suerte, bienaventurados aquellos que tienen equipo, a muchos de nosotros nos dejaron solos, sin equipos, sin compañeros con los que compartir y colaborar en nuestro día. Muchos de nosotros somos llaneros solitarios, que nos abocaron a la mera burocracia, es triste pero es así. Somos un colectivo poco reconocido , poco luchador, y poco solidario con nosotros mismos.

        Responder
        • 28/02/2016 a las 16:43
          Enlace permanente

          Sinceramente, no conozco tu situación, pero no creo que pueda extrapolarse a la mayoría de profesionales. En todo caso, siento mucho que estés así. Un saludo. Gracias por comentar.

          Responder
    • 25/02/2016 a las 18:09
      Enlace permanente

      jajajajajja, perdona mi carcajada, pero ya soy perra vieja, y en la universidad todo es muy bonito, pero espera plantarte en base, ( hablo de base, eh!!!)ahí vas a quedar ” plantada””enraizada” a la silla de tu despacho, haciendo y rehaciendo y volviendo a hacer los horarios de 50, 60, 70…. usuarios de saf, , cubriendo contratos, proyectos de intervención, fichas de tareas, calcula el co-pago, que nadie te lo va a hacer , el eterno e infernal informe de Risga, cubre pnc, declaraciones anuales de pnc,haz oficios, dependencia, informe de dependencia, hay madre mia!!!!!!, la dependencia……informes propuesta-saf, calcula las horas efectivamente prestadas de saf, elabora informes que te solicita el juzgado no para dentro de unos dias,no, para ayer, informes p.a.i,cubre ayuda menores de tres años,haz el reparto del banco de alimentos, y si tienes suerte algún voluntario te lo lleva a los domicilios, sino, ya sabes, coges tu coche y a repartir toda las semanitas, cubre y cubre y cubre y así transcurre tu jornada laboral. Ah, y esperate que te viene inspección!!!, en este expediente no está bien redactado, esto, hay que añadir esto, oye que se te olvidó cubrir el rueps las horas de saf, oye mira que no te coinciden las horas con las del SIGAD….., hay que publicar en el tablón de anuncios el co-pago o sino envíale a cada usuario una cartita con lo que se le va a cobrar el mes correspondiente……. Bueno, no voy a seguir, xq entramos no en somnolencia, sino en estado catatónico. Soluciones? Por favor, .
      Olvidaos no somos T. sociales, nos han transformado en auxiliares administrativos, que firmamos informes sociales.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sígueme en Feedly

Subscríbete a mi Blog