Manual COTSM Agresiones

Fueron 8 años (dos legislaturas) en la Junta. Los primeros 2, sinceramente, intentando enterarme de aquello en lo que me había metido (o enterarnos, porque, mirado con distancia, había un desconcierto bastante general aunque intentábamos compensarlo con un gran voluntarismo).

Al principio hacía un poco de maestro de ceremonias y encuentros, y poco a poco me metí en los temas que más me iban, y el Colegio me dio la oportunidad de participar no sólo en el manual para la prevención de agresiones, sino en la modernización de la web, por ejemplo, pero especialmente en el campo de los Servicios Sociales: trabajo grupal, trabajo con Serv Sociales de otros municipios en el tema de las  Ayudas Económicas, la guerra abierta que mantuvimos por la RMI o contra la privatización de los Servicios Sociales de Galapagar. Y, sin echarnos flores, creo que el Cole desempeñó un gran papel en estos últimos asuntos, junto a otros movimientos, agentes, etc.

Sinceramente, a nivel ya más intro-profesional, lo mejor fue conocer el Trabajo Social en otros campos, como sanidad, universidad, entidades privadas, educación o justicia, y, en materia de Servicios Sociales, descubrir que hay vida más allá del Ayto. de Madrid (a veces, creo, se nos olvida a “los/las capitalinos/as”). El Colegio es una ventana profesional privilegiada (y la Junta, más, dado que son bastante diversas) para conocer otras realidades, experiencias, compartir inquietudes y esfuerzo compartido que ponen de manera continuada multitud de profesionales (además de pagar las cuotas, claro, je).

No todo fue positivo, claro. Lo peor, también voy a decirlo, la peculiar forma de participación de algunos/as colegas.  Sí, una minoría minoritaria, pero a veces muy ruidosa. Al ser vocal de participación casi todos los correos pasaban por mis manos y de vez en cuando, cosas tipo “estoy indignado/a con “X”, ¿no va a hacer nada el Colegio?, porque para eso pago”, pero la indignación no iba más allá de un link a la noticia de ayer y nada más, ni un argumentario, ni mayor detalle o explicación… En ocasiones, correos aderezados con mucha rabia, en redes especialmente, de manera simultánea incluso al contacto con el Colegio. Eran pocos, pero muy impactantes, que reflejaban desconocimiento principalmente de una junta está formada por un grupo de profesionales voluntarios/as, y lo que precisa es manos, pero no al cuello.  También hay un GRAN equipo que da soporte (formación, revista, secretaría, contabilidad, empleo, y que se ocupan de dar servicios), digamos, pero no llevan la línea «política». Seamos constructivos/as, por favor.

Incluso, en ocasiones, tengo que decirlo, demandas muy exigentes (a veces por no colegiados/as) pero no transmitidas a su propia institución ☹, responsable de tomar cartas en el asunto. En ese sentido, a veces se confunde un Colegio Oficial con un sindicato (incluso planteando que convoque una huelga), o se piden posicionamientos sobre temas que en nada tienen que ver con la profesión.

También se desconoce a veces que los Colegios son creados por la Administración, a diferencia de una asociación profesional (o de otro tipo), y es un matiz muy importante: los Colegios tienen una posición privilegiada -por su naturaleza- a la hora de sentarse ante un Consejería, lo cual, aparte de obligar a cierta neutralidad «partidista» -que no Política con mayúsculas-, conlleva la preservación de marco de colaboración interinstitucional (sin que ello signifique que el Colegio diga Amén a todo) y exige, siempre, trabajar desde el enfoque técnico, representando a  TODA la profesión (y no a un grupo concreto).  Estas premisas, no existen en la misma medida para una asociación profesional o plataforma ciudadana. Cada quién tiene su papel y el entendimiento entre movimientos (Colegios, asociaciones, etc.) permite grandes avances y creo que así fue con aquello de la RMI, por ejemplo.

Para una tercera legislatura, yo ya estaba un poco cansado (y ya eran 3 churumbeles, je), así que opté por dejar “mi hueco” a otras personas, pero sin duda alguna, puedo decir que el Colegio me aportó muchísimo más de lo que yo puse en él, además de lo personal. En la actualidad colaboro puntualmente en algunos temas pero principalmente, la cosa es que el Colegio (y esté quien esté en la Junta, eso por descontado), pueden contar conmigo en la medida de mis posibilidades. Siento pasión por esta profesión (de ahí el nombre del blog, claro).

En definitiva, creo que es más que recomendable asomarse al Colegio, a esa ventana, y conocer, ofrecerse…

En la próxima, entro en el tema de las elecciones. Lo juro. Pero es que me parecía positivo dar a conocer el Colegio para quien, ahora, vea en redes los movimientos electorales.

Ánimo. Nacho

Comparte esta entrada
COSAS DEL COLEGIO OFICIAL DE TRABAJO SOCIAL DE MADRID (PARTE 2/3)
Etiquetado en:

2 thoughts on “COSAS DEL COLEGIO OFICIAL DE TRABAJO SOCIAL DE MADRID (PARTE 2/3)

  • 17/09/2020 a las 21:36
    Enlace permanente

    Gracias Nacho por poner palabras a todo lo vivido y aprendido ( hay en muchas cosas en las que coincido). Un lujo haber compartido, compañero. Mar Ureña

    Responder
    • 17/09/2020 a las 22:59
      Enlace permanente

      Bueno, Mar. Sólo algunas cosas… son tantas que el wordpress no me lo permitiría. Pero sí me apetecía contar cosas que se viven desde dentro y que, cuando estamos en la junta, no sabemos expresar. Gracias a tí, por tanto, Mar. La profesión, en Madrid, está en deuda contigo. Yo también. un besazo.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

Subscríbete a mi Blog