Esta entrada es difícil de escribir. El Coronavirus/ COVID19 está siendo terremoto, también, para los Servicios Sociales de Atención Social Primaria. Tres ideas:

1.- Lo metodológico. De la noche a la mañana, ha cambiado radicalmente la metodología de la atención social. Hace un mes lo presencial era absolutamente indispensable para cualquier cosa: TODO tenía que pasar por entrevista previa. A veces, incluso familias que eran archiconocidas tenían que ser entrevistadas para valorar algo tan sencillo como el pago de un campamento de verano para el crío. La cita presencial era condición sinequanon para disponer de una simple teleasistencia o incluso para la entrega de una solicitud (que está en la web). Hoy hemos descubierto, que, quizá, no era necesaria tanta cita. Quizá hay una enorme cantidad de actividad de nuestros Servicios Sociales que puede y debe ser prestada de manera telefónica o telemática. Lo presencial debe ser revisado tras la experiencia actual.

2.- Lo tecnológico. Como sabíamos, nos hemos encontrado con que la Ley 11/2007 de acceso electrónico, no se cumplía. Cualquier solicitud es tan compleja y extensa de cumplimentar, y los procesos son tan enrevesados que, al final, se produce un proceso de selección natural: sólo pasan quienes dispongan, por entrenamiento o instrucción, de mejores cualidades, independientemente del nivel de necesidad. A nivel interno, nos encontramos múltiples plataformas desconectadas, imposibilidad de acceso desde dispositivos, aplicativos sin firma digital, etc.  De cara a un trabajo social proactivo, una vez más, reivindico la necesidad herramientas de diagnóstico y planificación (fragmentación)  de la atención social, rompiendo el obsoleto modelo anterior.

3.- El perfil. La crisis pone en jaque a nuestros Servicios Sociales, al menos al sueño de la universalidad con el que hemos dormido y que, constatamos, no era real. La población que ya se encontraba «en intervención» accederá porque normalmente, digamos, «están dentro», algo así como un acceso premium. Sin embargo, se se evidencia un grave problema que arrastramos: el acceso de población «normalizada» (llamamos así a todo aquel que no está en la bolsa de «clientela fija», curioso, lo normal, dentro, es diferente) que pase un momento difícil, y que no precise intervención social, sino un apoyo puntual. A día de hoy, no hay otro sistema, a falta de que se cree, que pueda abastecer de manera rápida las necesidades de cobertura básicas. Tendremos que hacerlo. Pero para eso, no podemos seguir actuando en el tradicional modo de escalera, sino, ayudando primero, y preguntando después. Lo que en algún momento llamé «Helping first«.

Además, la emergencia cambia el escenario: no veo a ningún servicio serio, al quemarse un edificio, pidiendo autorización de uso de datos, consulta de bases tributarias, firma de todos los miembros familiares, etc. antes de dar una manta o una noche de hotel. Habrá que operar en modo similar.

Somos un servicio esencial. La situación actual exige disponer de unos Servicios Sociales proactivos, accesibles, ágiles y universales (dado el cambio de espectro que se avecina). Eso requerirá inversión, tecnología, y cambios a nivel metodológico y profesional. A día de hoy me preocupa enormemente que la sustitución de lo presencial (antes hegemónico) por lo telefónico y telemático no de respuesta a lo que la sociedad espera de nosotros/as. Pero, más allá de lo metodológico, me temo y ojalá no suceda, que cuando esta pesadilla termine, alguien nos diga, o tararee, lo de «dónde andabas entonces, cuando tanto te necesité». Me consta un gran esfuerzo por estar a la altura, pero quiero resaltar que, en gran parte, ser considerado como esencial, depende de nosotros/as, ahora.

Ánimo. Saldremos, y, espero, con la lección aprendida.

Por supuesto, recordar a tantos/as compañeros/as afectados, directa o indirectamente en sus entornos.

Os dejo con Manolo García y Miguel Ríos. Insurrección.

Comparte esta entrada
SERVICIOS SOCIALES TOCADOS POR EL CORONAVIRUS

34 thoughts on “SERVICIOS SOCIALES TOCADOS POR EL CORONAVIRUS

  • 21/10/2020 a las 10:45
    Enlace permanente

    Bona tarda, sóc alumne de Treball Social de la UDL. Que la pandemia per la qual estem passant en aquests moments ens ha de portar a reflexionar sobre la nostra manera de treballar és evident, si alguna cosa podem aprendre d’ella és la necessitat de ser més àgils en les nostres gestions i també el poder arribar d’una forma ràpida i resolutiva a les necessitats que es presenten en aquests moments.
    Pel que fa a l’aspecte metodològic està clar que cal facilitar l’accés dels usuaris reduint les visites presencials als casos que siguin estrictament necessaris. Així com també cal facilitar l’accés tecnologic als tràmits que és poden fer online perquè una major part de la població esdevingui autònoma per fer-los.
    Però un aspecte molt important a millorar en el meu entendre seria aconseguir donar una resposta ràpida i eficient a aquestes noves necessitats que estan sorgint en aquest moment com a conseqüència de la crisi econòmica associada a la pandèmia. Pensem que hi ha un gran nombre de persones que fins ara no havien necessitat les ajudes socials que ara si les necessiten i d’una forma urgent, no podem respondre a aquestes necessitats amb tràmits burocràtics i terminis llarguissims de resposta i ressolució. Cal que entre tots treballem per aconseguir uns Serveis Socials més eficients i ressolutius.

    Responder
  • 20/10/2020 a las 20:30
    Enlace permanente

    Buenas tardes, soy alumno de la UDL y una vez leído el artículo, me gustaría a parte de reflexionar sobre los tres puntos argumentados, dar mi humilde opinión sobre la visibilidad de los Servicios Sociales.
    Como bien dice Nacho, los Servicios sociales de atención primaria se van a enfrentar a una gran crisis debido al famoso Covid 19. Referente a lo metodológico, ha tenido que pasar todo lo relacionado con el confinamiento para restar importancia a lo presencial y empezar a implementar más la via telefónica o telemática. Es cierto que en diferentes casos, si es necesario un contacto más directo con el usuario para poder llegar a cierta confianza o si se trata de un caso que requiere una intervención rápida, pero cuando se trata de una solicitud, un trámite u otro tema burocrático, no creo que sea necesaria una cita de tu a tu.
    Relacionado a lo tecnológico, estoy totalmente de acuerdo con lo mencionado en el artículo. Cuando una persona se encuentra delante del ordenador para rellenar una simple beca, que en teoria solo tendrías que poner tus datos personales y a partir de aquí, te enviarán un correo por si cumples los requisitos para disponer de dicha “ayuda”. Pues si, parece muy fácil si lees la frase anterior pero no lo es. Vocabulario técnico, solo vía on-line y tiempo, mucho tiempo para entenderlo. Que no dispones de dispositivos para solicitar una beca, ayuda, subvención… ese no es su problema, y por lo tanto tienes que acceder a otras personas, llamar a unos Servicios Sociales colapsados por el pésimo sistema o te queda una opción, pagar a una gestor/a para que te ofrezca su servicio a cambio de tu dinero, que seguramente si pides una de estas ayudas, no vas precisamente sobrado.
    Relacionado con el perfil, es una buena ideal lo del Helping first, pero le lanzo una pregunta: Cree que con la crisis que se nos viene encima, sin un aumento de los recursos, se puede aplicar dicha utopía? No quiero sonar negativos, pero la confianza con el sistema es nula. Y es aquí donde quiero llegar para dar mi opinión.
    El trabajador social, un profesional que se come los errores del sistema y le piden hacer cosas inhumanas. Una profesión menospreciada, sin visibilidad, sin la confianza de los usuarios y mal recompensada.
    No quiero que el comentario sea pesimista, quiero que sea una crítica al sistema y una incitación a todos esos profesionales que se sienten o ven las cosas de esta forma. El pez es muy grande, y si no empezamos a coordinarnos, compartir y criticar no mejoraremos la situación actual.

    Responder
  • 20/10/2020 a las 19:34
    Enlace permanente

    Bona tarda, com alumna de Treball Social de la Universitat de Lleida i davant la situació extrema i delicada que ens toca viure a causa de la pandèmia provocada per la COVID-19. Aquesta circumstància ha generat un dels grans reptes per als serveis socials d’arran del món. I donat que els desafiaments són més grans que les eines de les quals es disposa. Atès que la pandèmia ha posat de relleu unes noves necessitats i han aparegut moltes insuficiències en els serveis socials.

    Davant de problemes extrems s’ha de buscar solucions extremes, i per tant cal cercar ajudes alternatives per pal·liar aquestes mancances. S’han de buscat noves formes per afrontar aquestes necessitats. I segurament les noves tecnologies, per molts dels usuaris/es dels serveis socials, no segui la millor de les opcions donada la seva dificultat per accedir-hi. Però en uns moments tan extrems com l’actual, la societat ha d’evolucionar i innovar per tal de garantir la intervenció social.

    Malgrat tot, els treballadors/res socials, considerats servei essencials, han pres mesures que per a moltes famílies i per a moltes persones vulnerables han estat bàsiques. Com es el cas de la gent gran que gràcies a les noves tecnologies han estat connectades, s’han sentit a prop i se’ls ha pogut donar suport emocional. O introduir la gestió online per agilitzar la gestió durant aquest procés i així poder cobrir les necessitats bàsiques de moltes famílies.

    Crec que els treballadors socials han de poder informar, assessorar, acompanyar i donar suport a tota persona que requereixi per millorar la seva situació en aquests moments tan excepcionals. Quan tot torni a la normalitat serà el moment d’analitzar els processos a seguir.

    Salutacions

    Responder
  • 20/10/2020 a las 19:02
    Enlace permanente

    Buenas tardes Nacho,
    Soy una alumna de Trabajo Social de la UdL y me ha gustado tu reflexión sobre lo eficaces que tenemos que ser los trabajadores sociales para dar respuestas a las necesidades de la población. En cambio, la cuestión de cambiar las visitas presenciales por la teleasistencia no creo que sea la solución en todos los casos por que en el Trabajo Social cuenta y cambia mucho como ayudamos a las personas cuando existe ese contacto cara a cara y crear una relación de confianza de los usuarios hacia los profesionales. Además tenemos que pensar en todos los usuarios que a lo mejor sus necesidades no pueden verse satisfechas por no entender o no tener los recursos tecnológicos que se precisan.
    En estos momentos tener que reducir las visitas por una asistencia telefónica es bastante entendible ya que la situación es la que hay pero no tenemos que olvidarnos de la importancia del contacto presencial entre profesionales y usuarios.
    Me ha gustado bastante la parte en el que haces referencia a dar una atención más eficaz y de no preguntar o pedir tantos permisos para ayudar a alguien.

    ¡Gracias!

    Responder
  • 20/10/2020 a las 19:00
    Enlace permanente

    ¡Hola Nacho! Un placer leerte, me ha parecido muy interesante el post. Me gustaría destacar, como has dicho, que la pandemia ha sido un terremoto en todos los sentidos. A parte, de afectar la metodología de la atención social, también nos ha afectado psicológicamente. Que es un factor que debemos tener en cuenta al realizar las atenciones, o al menos eso creo. No se si me voy un poco del tema, pero ¿Crees que se tiene en cuenta el shock emocional que ha producido la pandemia al realizar las intervenciones con las usuarias, o al menos se intenta?
    I por último, ¿como ves la situación actualmente?

    Responder
  • 20/10/2020 a las 18:43
    Enlace permanente

    Bona tarda, sóc alumna de Treball Social de la Universitat de Lleida. M’ha semblat molt interessant el post i estic totalment d’acord en els aspectes comentats. La pandèmia ha afectat en molts àmbits i sobretot en el social. És cert que les tecnologies ens han facilitat i agilitat molts processos però també s’ha de tenir en compte que no tothom té un accés a aquestes o desconeixen el seu funcionament i per tant, se’ls hi presenten moltes dificultats. Per altra banda, el tema de la digitalització dels serveis socials pot ser un gran avanç en certa part però tot i això crec que es perd l’essènica de la professió i el contacte directe.
    Es necessari un canvi en molts nivells dels serveis socials i amb aquesta situació actual encara s’ha vist més reflexat.

    Responder
  • 20/10/2020 a las 18:28
    Enlace permanente

    Buenas tardes,
    Soy una alumna de trabajo social de la Universitat de Lleida.
    Una de las realidades, como profesionales de los servicios sociales, es que ha llegado un punto en que nuestro trabajo se ha vuelto tan burocrático, que nos hemos olvidado de lo más importante. Esto ha causado, que durante la pandemia surgieran iniciativas comunitarias, acompañamiento, curas, etc.… iniciados por la misma ciudadanía.
    Nos hemos encontrado que, como trabajadores, tenemos una gran carencia de información, tecnología y vínculo con los usuarios.
    Pero al igual que la sociedad, es importante avanzar, cambiar i mejorar, cumpliendo, por lo tanto, con la famosa universalidad de los servicios sociales. Para ello es importante que como profesionales, consigamos una buena formación i una coordinación con las administraciones.

    Responder
  • 20/10/2020 a las 18:17
    Enlace permanente

    Hola!
    Soy alumna de Trabajo Social de la Universidad de Lleida, después de leer el blog y tener en cuenta las tres ideas expuestas a lo largo del texto me viene a la cabeza pensar en que el Coronavirus ha afectado en muchos aspectos de nuestra vida diaria y en la manera de trabajar, la metodología de intervención a los usuarios se ha visto muy afectada y pienso que tanto los profesionales de los servicios sociales como los usuarios se han tenido que adaptar sobre la marcha, dando paso a nuevas reflexiones y posibles pensamientos de cambios de cara al futuro. Por otra parte, dada la situación en la que nos encontramos actualmente, el vínculo profesional-usuario se ha visto más debilitado por el hecho de realizar las consultas de manera telematica y esto da paso a pensar que el usuario se pueda llegar a sentir desatendido… A demás, pienso en la gran brecha digital, la cual seguramente más de una persona se ha topado en el momento de acceder a los servicios de manera virtual. Si se plantea un cambio en el futuro de los servicios de atención primaria, ¿como se abordaría la situación en el caso que se minimice el contacto social?

    Gracias!

    Responder
  • 20/10/2020 a las 18:15
    Enlace permanente

    Hola Nacho!!
    Bonita reflexión, vengo a comentarte más de lo mismo que mis compañeros aunque yo aún soy estudiante , visto que muchos de vosotros sois profesionales en el ámbito y vuestra indignación por las formas en que se hacen las cosas és de primera mano.
    Creo que empezando des de la base( colegio, universidades,instituciones..) se tiene que cambiar esta imagen que se tiene de esta profession ya que és así como se conseguirá que haya cambios.
    Como bien dices el echo de ser considerados esenciales depende de nosotros mismos. Pero si que es verdad que creo que hay cierto conformismo con los roles y la rutina estresante de llevar mil expedientes y con el exceso de trabajo burocrático. Tenemos que aprender a decir basta, a revelarnos y a ser escuchados al igual que hace falta que nos quieran escuchar que este también es uno de los problemas principales en nuestro sistema . Como bien dices hay que hacer las cosas por gratitud y las preguntas ya vendran después. Falta ser mas cercanos y sobretodo no perder nuestra esencia que és la que nos ha echo llegar hasta aquí. Nos queda mucho por hacer y por luchar para estar donde debemos y más con la que esta cayendo,

    Responder
  • 20/10/2020 a las 18:13
    Enlace permanente

    Hola, soy alumno de Trabajo social en la UDL, y como alumno, primeramente quería darte las gracias por compartir tus reflexiones, ya que hoy en día se está perdiendo mucho la capacidad analítica, y a veces nos viene bien artículos como este que nos permite abrir los ojos y darnos cuenta de la realidad que nos rodea. Ahora bien, respecto a lo dicho en el artículo, creo que debido a la situación en la que nos enfrentamos, urge la necesidad de cambio, creo que habrá que revisar las bases sobre las cuales nos sostenemos para poder ajustarlas más a la realidad que nos espera y poder estar preparados en caso de qué surge otra crisis de tal envergadura. En referencia la atención online o vía telefónica, creo que debido a la situación que nos encontramos ha quedado claramente evidenciado que quizás no era tan imprescindible trabajar de manera presencial, así que estaría bien seguir manteniendo esta práctica en un futuro pero creo que no debemos olvidarnos del método tradicional, ya que hay que tener en cuenta que no todos los usuarios tienen las mismas capacidades ni el mismo acceso a las herramientas tecnológicas. Por tanto, creo que estaría bien ofrecerlos la opción presencial u online.
    Respecto a las otras reflexiones aportadas, estoy totalmente de acuerdo, creo que debemos seguir lucha para que se nos dé el lugar y el reconocimiento que merecemos, ya que la nuestra labor se hace imprescindible en esta sociedad des igualitaria e individualista.

    Responder
  • 20/10/2020 a las 18:12
    Enlace permanente

    Buenas tarde, soy una alumna de trabajo social de la Universidad de Lleida. Muchas gracias por este post y por tu reflexión. Estoy de acuerdo en que el COVID-19 ha hecho que en los Servicios Sociales se dieran distintos cambios y que tanto trabajadores/as sociales como los usuarios de los servicios hayan tenido que adaptar la forma de proceder. Como usted ha dicho coincido en que a diferencia de antes, a lo mejor no todo tiene que ser a modo presencial y hacer que algunas de las tareas se hagan por medio de las tecnologías, aunque en mi opinión seguiría respectando la presencialidad en la mayoría de casos pero sin abusar de ella; creo que es importante mantener el vinculo y la relación ya establecida con los usuarios. Me gustaría remarcar el hecho de que al final acaben siendo atendidos aquellos que tienen más posibilidades excluyendo de esta manera a los usuarios con más necesidad; y me pregunto, teniendo en cuenta la situación actual en la que nos encontramos, como se podría resolver o cual seria la solución a este problema?

    Responder
  • 20/10/2020 a las 18:05
    Enlace permanente

    ¡Buenas tardes! Soy una alumna de Trabajo Social de la Universidad de Lleida. Primero de todo, me gustaría decirte que estoy muy de acuerdo con todos los conceptos que has expuesto. Sobretodo, me ha gustado la “nueva visón” que das sobre los trabajadores/trabajadoras sociales.

    Me gustaría comentarte que también creo que la tecnología ha sido un avance para poder hacer entrevistas o atender citas durante la pandemia y sobre todo en el confinamiento. Sinceramente creo que puede ser bastante útil, pero mi pregunta es la siguiente: ¿Se debe mantener este formato? Des de mi punto de vista considero que es mejor atender a los usuarios y usuarias en citas presenciales para poder tener un contacto más directo, y así poder establecer un vinculo. Ya que imagino que este vinculo de manera telefónica o telemática es más difícil de conseguir.
    Además, puede que muchos de estos usuarios o usuarias tengan ciertas dificultades para acceder a ciertas herramientas tecnológicas para poder acceder a Servicios Sociales…

    ¡Un saludo!

    Responder
  • 20/10/2020 a las 17:59
    Enlace permanente

    Buenas tarde Nacho!
    Soy una alumna de Trabajo Social de la Universidad de Lleida.
    En primer lugar, como todos sabemos el Covid19 es una pandemia que ha cambiado el mundo en todos los aspectos, es decir, más allá de la salud, esta enfermedad ha provocado consecuencias a nivel global. Ni más ni menos el sector social ha vivido estos grandes cambios.
    Me gustaría comentar, que aunque las tecnologías nos estén «salvando» de esta situación, hace falta recordar que no todo el mundo tiene acceso a estas y que muchas personas desconocen su funcionamiento, es por eso que muchas persones no pueden acceder ni solicitar esa ayuda que tanto necesita. Un ejemplo claro es el colectivo de las personas mayores.
    Por otro lado, existe la Ley de protección de datos, y por lo tanto, esta provoca la falta de coordinación y colaboración entre la administración, es decir, entre los servicios sociales. Por lo tanto, se crean una serie de barreras para los profesionales, provocando así dificultades en el trabajo. Es por eso, que es necesario hacer un cambio metodológico y profesional.
    Y por último, me gustaría darle importancia a todo lo que se hacía de manera presencial, es decir, por mucho que unas llamadas nos ahorren ir hasta ese lugar, haciéndonos ganar más tiempo, también decir que sé está perdiendo la verdadera esencia del profesional, en este caso del trabajador social, y no solo me refiero a que quizás la información que nos dan deje de ser del todo pura y verídica, sino que sé está reduciendo el contacto, sé está perdiendo el vinculo profesional usuario que tanta importancia nos dan durante la carrera, y que por supuesto la tiene.
    Por cierto, excelente trabajo!

    Responder
  • 20/10/2020 a las 17:57
    Enlace permanente

    Ens trobem davant d’una societat que degut a aquesta situació, es mostra poc transversal. Creant aixì, un sistema burocràtic, que perjudica al sector dels serveis socials.
    Limitant també a les persones professionals que realment busquen i intenten crear un canvi positiu perque aquest sector progressi pel benestar social.

    Responder
  • 20/10/2020 a las 17:56
    Enlace permanente

    Totalmente de acuerdo. Esta pandemia ha tenido muchas consecuencias para la sociedad y así lo podemos comprobar desde el ámbito social, el cual se ha visto fuertemente golpeado.
    En cuanto a las entrevistas presenciales, estoy totalmente de acuerdo con que algunas se pueden resolver vía telefónica y no es necesario desplazarse hasta el lugar. Pero por otra parte también pienso en algunos grupos de poblaciones a los que les resulta muy difícil resolver dudas por vía telefónica, o incluso solicitar cualquier prestación de servicio o económica sin la ayuda de un profesional a su lado. Por tanto, para algunos sectores sí que puede ser beneficioso, incluso para los/las TS también, ya que se agiliza el trabajo, pero para otros les va a resultar muy difícil y puede desencadenar en un aislamiento de la persona, aumentando sí el riesgo social.
    Por otra parte, pienso que el trabajo de los/las profesionales en el ámbito social nunca ha se ha visto reconocido y es por eso, que los profesionales también sufren las consecuencias de esta crisis social.

    Responder
  • 20/10/2020 a las 17:53
    Enlace permanente

    Buenas tardes nacho, tu post me ha servido de gran ayuda. Soy estudiante de trabajo social en la universidad de Lleida, y tu escrito me ha ayudado a ser consciente de la nueva realidad que viven los trabajadores/as sociales actualmente. Es interesante leer tus palabras, ya que des de el inicio de carrera hemos aprendido como funciona el modelo de la entrevista, pero creo que la gran mayoría desconocemos que métodos se realizan en la actualidad, cuando lo telemático o telefónico no es accesible o de fácil uso para toda la sociedad.
    Gracias por explicar la nueva realidad, las carencias del sistema y los puntos a mejorar, es de gran ayuda para aquellos que no hemos podido trabajar y observar que nuevos métodos son más eficaces.

    Responder
  • 20/10/2020 a las 17:53
    Enlace permanente

    Alumna de Trabajo Social de la UdL

    Estoy de acuerdo, el trabajo social como tal necesita un cambio y una organización nueva. En esta actual situación se está viendo el agobio y la saturación que tienen estos, y por esta razón es necesario cambios que ayuden a mejorar el funcionamiento para la actualidad y para el futuro. No obstante, esto no depende solo de nosotros, hay esas «fuerzas superiores» que van antes y que pueden invertir más o menos en los servicios sociales, la política es una gran fuerza que nos puede ayudar a cambiar esta situación, pero tenemos que hacernos ver para que inviertan más en las ayudas y como bien dices, en la tecnología.
    En lo referente a la digitalización de los servicios sociales, en mi opinión creo que puede llegar a ser un avance y puede ser bueno, pero por otro lado, creo que el hecho de no ser presencial obstaculiza la proximidad con el usuario, y a parte se me ocurre una duda: si realmente los servicios sociales se digitalizan y se traslada a la informática (como foco principal), ¿cómo van a acceder a los servicios sociales aquellas personas que no tienen fácil acceso a la tecnología?

    Quiero creer que esta situación será temporal, y puede ser un avance para digitalizar ciertas cosas, como por ejemplo procedimientos burocráticos, pero la atención presencial con los usuarios no es la misma que de forma virtual.

    Responder
  • 20/10/2020 a las 17:49
    Enlace permanente

    Com a estudiant de treball Social de la UdL m’ha semblat una reflexió molt interessant, Ja que estic molt d’acord que és necessari un canvi, en el qual el principal pas seria la disponibilitat d’eines de diagnòstic i planificació que ens ajudes a aconseguir un treball més proactiu, però sí que és veritat que a conseqüència de la COVID-19 hi ha hagut un gran impacte en el qual la falta de personal, d’agilitat i de pressupost per prestar ajudes s’ha vist molt reflectit a l’hora de l’organització i a l’hora de prestar ajudes de manera ràpida i per tant aquest canvi no és tan fàcil d’aconseguir.
    Considero que els serveis socials és un servei indispensable pel sector social i que sí que és veritat que tot el que seria telemàtic ha donat bons resultats, però considero essencial mantenir el fet presencial, ja que considero que gran part de la població com seria el sector de la gent gran no aconseguiria bons resultats.

    Responder
  • 20/10/2020 a las 17:41
    Enlace permanente

    La entrevista previa era tan necesaria como indispensable, como muy bien lo dices tú; pero hay cosas tan sencillas que se pueden resolver vía telefónica que incluso «te ahorras el ir al lugar» y que en muchas ocasiones te envían de un lado a otro y al final los usuarios terminaran mareados. Se ha podido demostrar en muchas ocasiones que los seres humanos estamos preparados para adaptarnos a todo tipo de cambios y en este caso la forma de trabajar, a raíz del COVID-19.
    Muchos de los usuarios no tienen las herramientas tecnológicas necesarias para realizar una solicitud o una ayuda a través de internet y eso hace que también haya marginación en este ámbito. cuando intentan contactar para solucionar la negligencia del fallo de la pagina o para que les expliquen como funciona, esta ayuda telefónica casi siempre duran minutos o horas y nunca les contestan.
    Bajo mi punto de vista creo que algunas intervenciones no tendría que cambiar la forma de trabajar, ya que creo que el FACE to FACE es algo irremplazable, ya que da respuesta a lo que la sociedad espera de los Trabajadores Sociales.

    Responder
  • 20/10/2020 a las 17:39
    Enlace permanente

    ¡Buenas tardes, Nacho!
    Soy alumna de la Universidad de Lleida. ¡Es un post muy interesante! Me ha llamado la atención esa clasificación de perfiles pero considero que los «normalizados» recurren a los servicios en un momento concreto, quizás para conseguir levantar cabeza y remontar, pero gracias a tanta burocracia que hay de por medio, cabe la posibilidad que un porcentaje considerable pasen a formar parte de acceso premium. Toda la burocracia que hay de por medio únicamente hace que nuestro camino esté lleno de obstáculos y que finalmente no acabe llegando la atención que debemos prestar o que llegue cuando ya es demasiado tarde. Los TS somos quienes estamos a pie de cañón y vemos como transcurre la realidad, sin embargo la burocracia solo es eso… un impedimento.

    Saludos,

    Karla Cabrera.

    Responder
  • 20/10/2020 a las 17:39
    Enlace permanente

    Hola!!! Como estudiante de trabajadora social de la UDL, en primer lugar darte las gracias por esta reflexión y por esta publicación que refleja muchas realidades y verdades! Por otra parte quería comentar des de mi punto de vista algunas de tus ideas que has ido desplegando a lo largo de la publicación, como la idea 1, como bien dices que la mayoría de actividades de los Servicios Sociales se deben hacer de forma telefónica o telemática, en mi opinión creo que seria un gran cambio y que poco a poco se puede ir haciendo, pero también creo que muchos de los usuarios que les pidas de hacer actividades de forma telemática seria muy complicada para ellos ya que muchas veces acuden a nosotros para pedirnos ayuda para hacer una solicitud en alguna web… Por otra parte coincido contigo de que somos un servicio esencial y muy importante aunque la mayoría de la población no lo vea de esta forma… ademas ahora con esta crisis estamos mas presentes que nunca y cuando termine esta crisis, temo que una parte por no decir la mayoría de la sociedad, no se tome nuestra profesión con vitalidad.
    Para concluir quería hacerte una cuestión y es que no entiendo muy bien cuando te refieres que «la emergencia cambia de escenario»..?

    Gracias!!

    Responder
  • 20/10/2020 a las 17:33
    Enlace permanente

    Buenas tardes, tras leer el artículo, he podido ver que debido a la situación de crisis sanitaria en la que nos encontramos, han aparecido nuevas dificultades en el sector social.
    Primero, creo que debemos destacar el planteamiento de si realmente era necesaria tanta presencialidad, ya que ahora, se ha realizado una gran parte del trabajo de contacto con los usuarios de manera online/telemática, con unos resultados, en principio, buenos. Esto nos hace pensar a priori que la presencialidad no es necesaria, y quizá es verdad, sin embargo, considero que no se puede abandonar esta forma de trabajo, ya que todos los usuarios no tienen las mismas facilidades para acceder a un ordenador o teléfono para realizar estas entrevistas, por lo que considero que si que sería interesante hacer más parte del trabajo de manera online, pero a la hora de contactar con los usuarios, creo que sería beneficioso para todas las partes, dar opción al usuario de realizar el contacto de manera online o presencial, para asegurar que pueda acceder a los servicios sociales de la manera más cómoda posible.

    Un saludo.

    Responder
  • 20/10/2020 a las 17:31
    Enlace permanente

    Alumne de TS de la UDL
    Muy buen articulo con una reflexión bastante critica en referencia a los servicios sociales.
    Estoy totalmente de acuerdo que es un servicio indispensable en la sociedad y mas teniendo en cuenta la situación en la que estamos y que nos tenemos que adaptar a las circunstancia actuales. Es normal que para ello vayan a succeder distintos cambios y eso provoque un sentimiendo de duda si van a funcionar o no.
    Considero que lo más importante es intentar responder a las necesidades de la sociedad de la mejor forma posible, ya que en eso se basa nuestra profesión de la cual deberiamos estar muy orgullosos.

    Responder
  • 20/10/2020 a las 17:21
    Enlace permanente

    Buenas tardes, yo soy alumna de trabajo social de la UDL, y quería comentar unas reflexiones que me han surgido al leer este post, con el que estoy totalmente de acuerdo, ya que realizo las practicas en servicios sociales y he podido ver de primera mano las dificultades expuestas.
    Mi primera reflexión, es sobre la necesidad que había antes para hacer entrevistas para todo, pienso que esta relacionada con el rol de control social que se nos impone a las TS. Pienso que haciendo venir a las personas se tenia un control sobre la situación, ya que muchas personas aprovechaban estas entrevistas para poner en relieve preocupaciones. Como dices más tarde, pienso que no se esta dando la respuesta que deberíamos a las necesidades actuales, ya que, dependiendo del caso, por teléfono todo es mucho más frio y complicado. Pienso que ahora se quiere evitar lo presencial, pero en un futuro, si esto sigue así, habría que valorar hasta que punto eso beneficia al usuario, que opina usted?
    También quería preguntarle, si piensa que el Helping First, esta estrictamente relacionado con el modelo de atención en servicios sociales y que, viendo la situación, seguira siendo el modus operandi a causa del colapso que viven ahora los SS?
    La reflexión que realiza sobre el gran esfuerzo para estar a la altura que realizan las TS, creo que es el día a día de las profesionales en el ámbito. Creo, que llega un punto en el que no sabes muy bien que estas haciendo, porque hay tanto colapso y burocracia añadida a la que ya había antes, que tendrá consecuencias fatales para las profesionales, sobre todo por el burnout. Mi pregunta en esta reflexión, es como se puede evitar esta sensación o esta situación?

    Responder
  • Pingback: Ser padre y autónomo, mi nuevo prisma personal y profesional - #IHGBlog

  • 01/04/2020 a las 09:49
    Enlace permanente

    Muy de acuerdo en todo, llevo varios días reflexionando y es tan necesario un cambio. Pero como ya han comentado nos encontramos de frente con la ley de protección de datos, con la nula coordinación con otras administraciones, la falta de personal, la cada vez más creciente burocracia y la falta de agilidad y de presupuesto para prestar una ayuda urgente frente a esta situación extraordinaria. Ahora tenemos que demostrar que estamos ahí, tenemos que instrumentalizar y organizar los recursos, procesos…y como dices ayudar primero y preguntar después. Muchas gracias por la reflexión, muy necesaria en nuestra profesión, igual esto nos ha pillado, pero intentaremos reaccionar rápido y cuando todo pase reflexionar y trabajar para que no nos vuelva a pillar. Se avecina cambio de base….

    Responder
  • 30/03/2020 a las 09:57
    Enlace permanente

    He podido comprobar personalmente y en varias ocasiones lo poco corporativistas q somos, como colectivo….una pena. Sin ser conscientes de que, «si se paran los SS.SS, se para el mundo». Si lo pensamos un momento, hacemos una labor fundamental y estamos en todas las areas organismos, instituciones… pero no «se nota» porque estamos callados y bajo el politico de turno, o el jefe q nos toca…. Hemos perdido la capacidad critica, de lucha por el cambio. Nos conformamos con casi todo y no tenemos un respaldo fuerte. Tengo 51 años y me encanta mi profesion. Ojala asistiera a un despertar, me apuntaria sin dudarlo. Un abrazo

    Responder
  • 30/03/2020 a las 08:53
    Enlace permanente

    Gracias por la reflexión tan necesaria… pero a esta crisis ya llegamos tarde. Ni se nos ve, ni se nos espera. Nuestra profesión está tocada de muerte y seguimos con el «locus de control externo», tirando balones fuera. Por cierto, has sido muy políticamente correcto para lo que está ocurriendo en realidad. Abrazo

    Responder
  • 30/03/2020 a las 00:38
    Enlace permanente

    Completamente de acuerdo. Solo un inciso hay servicios serios que no estamos haciendo más cosas de las que podemos hacer presencialmente por la puñetera Ley de Protección de datos. Que en circunstancias normales es lo adecuado pero que en estos momentos…. mis usuarios agradecerian que me dejasen saltármela a la torera. Pordria hacerm más por ellos en estos momentos.
    Su

    Responder
  • 30/03/2020 a las 00:00
    Enlace permanente

    Nacho!!! Me ha encantado!! No puedo decir otra cosa de tu publicación…simplemente brillante. Sólo voy a señalar dos cosas que creo que deben ser el futuro y presente de los Servicios Sociales de Atención Primaria:
    1. Acceso a la población «normalizada»: que solo requiere de apoyos puntuales en situaciones concretas, y que los servicios sociales tenemos que estar a la altura de las circunstancias y ser universales de verdad, para la ciudadanía en su conjunto. Sólo así conseguiremos que la ciudadanía vea en nosotros un apoyo. Un sistema de protección social de verdad, de esos que hacen que seamos servicios sociales esenciales. Unos Servicios Sociales de atención primaria que haga que la ciudadanía nos considere imprescindibles, que seamos realmente útiles para sus vidas y sus circunstancias
    2. Y apostar de verdad por los valores, principios y actuaciones PAAU:proactivos, accesibles, ágiles y universales

    Por otro lado me gustaría añadir un último aspecto. Todo lo dicho hasta ahora me gusta acompañarlo, yendo de la mano, del compañerismo. De la unión intrínseca entre ser una gran trabajadora social y una gran compañera. Donde el trabajo, el emprendimiento, la innovación sea capaz de poner en valor el compañerismo, los valores éticos, la moral. Donde se tenga en cuenta a los compañeros, sus circunstancias, el apoyo, el cuidado, que debemos ofrecernos y que deben ofrecernos. Donde seamos capaces de adaptarnos a todos y todas, donde encontremos nuevos caminos, nuevos nichos de innovación, nuevos emprendimientos, nuevas adaptaciones y flexibilidacion

    Un abrazo fuerte

    Gracias, Nacho!

    Responder
  • 29/03/2020 a las 23:43
    Enlace permanente

    Pues me gustaría plantear alguna cosa. Primero, hay una excesiva burocracia, que no todos el mundo estaría dispuesto a «soltar» . A veces, es un buen parapeto. Segundo, si no somos más transversales, nothing. La sociedad es más transversal. Tercero, constato que no trabajamos muy bien en grupo. Debemos plantear nuestro trabajo desde el grupo, por eso te preocupa el cambio de lo presencial por otros métodos que han llegado. Todo esto, sin más profesionales, es poco viable. Gracias por tu blog, y espero no molestar

    Responder
    • 30/03/2020 a las 00:11
      Enlace permanente

      Totalmente de acuerdo..demasiada burocrática…mucho pesoen la gest5de recursos pro censos administrativos poca presencia de la comuni6..
      Falta política social

      Responder
  • 29/03/2020 a las 21:46
    Enlace permanente

    Reflexionar además que pasamos gran parte de la jornada registrando, tareas administrativas, etc . Es el momento de replantear el trabajo y hacer para lo que hemos estudiado «El trabajo de campo»

    Responder
  • 29/03/2020 a las 20:12
    Enlace permanente

    Hola Nacho cómo estáis gestionando la ayuda a domicilio desde vuestro centro?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

Subscríbete a mi Blog