Esta entrada es difícil de escribir. El Coronavirus/ COVID19 está siendo terremoto, también, para los Servicios Sociales de Atención Social Primaria. Tres ideas:

1.- Lo metodológico. De la noche a la mañana, ha cambiado radicalmente la metodología de la atención social. Hace un mes lo presencial era absolutamente indispensable para cualquier cosa: TODO tenía que pasar por entrevista previa. A veces, incluso familias que eran archiconocidas tenían que ser entrevistadas para valorar algo tan sencillo como el pago de un campamento de verano para el crío. La cita presencial era condición sinequanon para disponer de una simple teleasistencia o incluso para la entrega de una solicitud (que está en la web). Hoy hemos descubierto, que, quizá, no era necesaria tanta cita. Quizá hay una enorme cantidad de actividad de nuestros Servicios Sociales que puede y debe ser prestada de manera telefónica o telemática. Lo presencial debe ser revisado tras la experiencia actual.

2.- Lo tecnológico. Como sabíamos, nos hemos encontrado con que la Ley 11/2007 de acceso electrónico, no se cumplía. Cualquier solicitud es tan compleja y extensa de cumplimentar, y los procesos son tan enrevesados que, al final, se produce un proceso de selección natural: sólo pasan quienes dispongan, por entrenamiento o instrucción, de mejores cualidades, independientemente del nivel de necesidad. A nivel interno, nos encontramos múltiples plataformas desconectadas, imposibilidad de acceso desde dispositivos, aplicativos sin firma digital, etc.  De cara a un trabajo social proactivo, una vez más, reivindico la necesidad herramientas de diagnóstico y planificación (fragmentación)  de la atención social, rompiendo el obsoleto modelo anterior.

3.- El perfil. La crisis pone en jaque a nuestros Servicios Sociales, al menos al sueño de la universalidad con el que hemos dormido y que, constatamos, no era real. La población que ya se encontraba «en intervención» accederá porque normalmente, digamos, «están dentro», algo así como un acceso premium. Sin embargo, se se evidencia un grave problema que arrastramos: el acceso de población «normalizada» (llamamos así a todo aquel que no está en la bolsa de «clientela fija», curioso, lo normal, dentro, es diferente) que pase un momento difícil, y que no precise intervención social, sino un apoyo puntual. A día de hoy, no hay otro sistema, a falta de que se cree, que pueda abastecer de manera rápida las necesidades de cobertura básicas. Tendremos que hacerlo. Pero para eso, no podemos seguir actuando en el tradicional modo de escalera, sino, ayudando primero, y preguntando después. Lo que en algún momento llamé «Helping first«.

Además, la emergencia cambia el escenario: no veo a ningún servicio serio, al quemarse un edificio, pidiendo autorización de uso de datos, consulta de bases tributarias, firma de todos los miembros familiares, etc. antes de dar una manta o una noche de hotel. Habrá que operar en modo similar.

Somos un servicio esencial. La situación actual exige disponer de unos Servicios Sociales proactivos, accesibles, ágiles y universales (dado el cambio de espectro que se avecina). Eso requerirá inversión, tecnología, y cambios a nivel metodológico y profesional. A día de hoy me preocupa enormemente que la sustitución de lo presencial (antes hegemónico) por lo telefónico y telemático no de respuesta a lo que la sociedad espera de nosotros/as. Pero, más allá de lo metodológico, me temo y ojalá no suceda, que cuando esta pesadilla termine, alguien nos diga, o tararee, lo de «dónde andabas entonces, cuando tanto te necesité». Me consta un gran esfuerzo por estar a la altura, pero quiero resaltar que, en gran parte, ser considerado como esencial, depende de nosotros/as, ahora.

Ánimo. Saldremos, y, espero, con la lección aprendida.

Por supuesto, recordar a tantos/as compañeros/as afectados, directa o indirectamente en sus entornos.

Os dejo con Manolo García y Miguel Ríos. Insurrección.

Comparte esta entrada
SERVICIOS SOCIALES TOCADOS POR EL CORONAVIRUS

10 thoughts on “SERVICIOS SOCIALES TOCADOS POR EL CORONAVIRUS

  • Pingback: Ser padre y autónomo, mi nuevo prisma personal y profesional - #IHGBlog

  • 01/04/2020 a las 09:49
    Enlace permanente

    Muy de acuerdo en todo, llevo varios días reflexionando y es tan necesario un cambio. Pero como ya han comentado nos encontramos de frente con la ley de protección de datos, con la nula coordinación con otras administraciones, la falta de personal, la cada vez más creciente burocracia y la falta de agilidad y de presupuesto para prestar una ayuda urgente frente a esta situación extraordinaria. Ahora tenemos que demostrar que estamos ahí, tenemos que instrumentalizar y organizar los recursos, procesos…y como dices ayudar primero y preguntar después. Muchas gracias por la reflexión, muy necesaria en nuestra profesión, igual esto nos ha pillado, pero intentaremos reaccionar rápido y cuando todo pase reflexionar y trabajar para que no nos vuelva a pillar. Se avecina cambio de base….

    Responder
  • 30/03/2020 a las 09:57
    Enlace permanente

    He podido comprobar personalmente y en varias ocasiones lo poco corporativistas q somos, como colectivo….una pena. Sin ser conscientes de que, «si se paran los SS.SS, se para el mundo». Si lo pensamos un momento, hacemos una labor fundamental y estamos en todas las areas organismos, instituciones… pero no «se nota» porque estamos callados y bajo el politico de turno, o el jefe q nos toca…. Hemos perdido la capacidad critica, de lucha por el cambio. Nos conformamos con casi todo y no tenemos un respaldo fuerte. Tengo 51 años y me encanta mi profesion. Ojala asistiera a un despertar, me apuntaria sin dudarlo. Un abrazo

    Responder
  • 30/03/2020 a las 08:53
    Enlace permanente

    Gracias por la reflexión tan necesaria… pero a esta crisis ya llegamos tarde. Ni se nos ve, ni se nos espera. Nuestra profesión está tocada de muerte y seguimos con el «locus de control externo», tirando balones fuera. Por cierto, has sido muy políticamente correcto para lo que está ocurriendo en realidad. Abrazo

    Responder
  • 30/03/2020 a las 00:38
    Enlace permanente

    Completamente de acuerdo. Solo un inciso hay servicios serios que no estamos haciendo más cosas de las que podemos hacer presencialmente por la puñetera Ley de Protección de datos. Que en circunstancias normales es lo adecuado pero que en estos momentos…. mis usuarios agradecerian que me dejasen saltármela a la torera. Pordria hacerm más por ellos en estos momentos.
    Su

    Responder
  • 30/03/2020 a las 00:00
    Enlace permanente

    Nacho!!! Me ha encantado!! No puedo decir otra cosa de tu publicación…simplemente brillante. Sólo voy a señalar dos cosas que creo que deben ser el futuro y presente de los Servicios Sociales de Atención Primaria:
    1. Acceso a la población «normalizada»: que solo requiere de apoyos puntuales en situaciones concretas, y que los servicios sociales tenemos que estar a la altura de las circunstancias y ser universales de verdad, para la ciudadanía en su conjunto. Sólo así conseguiremos que la ciudadanía vea en nosotros un apoyo. Un sistema de protección social de verdad, de esos que hacen que seamos servicios sociales esenciales. Unos Servicios Sociales de atención primaria que haga que la ciudadanía nos considere imprescindibles, que seamos realmente útiles para sus vidas y sus circunstancias
    2. Y apostar de verdad por los valores, principios y actuaciones PAAU:proactivos, accesibles, ágiles y universales

    Por otro lado me gustaría añadir un último aspecto. Todo lo dicho hasta ahora me gusta acompañarlo, yendo de la mano, del compañerismo. De la unión intrínseca entre ser una gran trabajadora social y una gran compañera. Donde el trabajo, el emprendimiento, la innovación sea capaz de poner en valor el compañerismo, los valores éticos, la moral. Donde se tenga en cuenta a los compañeros, sus circunstancias, el apoyo, el cuidado, que debemos ofrecernos y que deben ofrecernos. Donde seamos capaces de adaptarnos a todos y todas, donde encontremos nuevos caminos, nuevos nichos de innovación, nuevos emprendimientos, nuevas adaptaciones y flexibilidacion

    Un abrazo fuerte

    Gracias, Nacho!

    Responder
  • 29/03/2020 a las 23:43
    Enlace permanente

    Pues me gustaría plantear alguna cosa. Primero, hay una excesiva burocracia, que no todos el mundo estaría dispuesto a «soltar» . A veces, es un buen parapeto. Segundo, si no somos más transversales, nothing. La sociedad es más transversal. Tercero, constato que no trabajamos muy bien en grupo. Debemos plantear nuestro trabajo desde el grupo, por eso te preocupa el cambio de lo presencial por otros métodos que han llegado. Todo esto, sin más profesionales, es poco viable. Gracias por tu blog, y espero no molestar

    Responder
    • 30/03/2020 a las 00:11
      Enlace permanente

      Totalmente de acuerdo..demasiada burocrática…mucho pesoen la gest5de recursos pro censos administrativos poca presencia de la comuni6..
      Falta política social

      Responder
  • 29/03/2020 a las 21:46
    Enlace permanente

    Reflexionar además que pasamos gran parte de la jornada registrando, tareas administrativas, etc . Es el momento de replantear el trabajo y hacer para lo que hemos estudiado «El trabajo de campo»

    Responder
  • 29/03/2020 a las 20:12
    Enlace permanente

    Hola Nacho cómo estáis gestionando la ayuda a domicilio desde vuestro centro?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

Subscríbete a mi Blog