Aunque fui de quienes se opusieron a la creación del Área Única Sanitaria en Madrid (si bien diez años más tarde no encuentro pruebas concluyentes de los grandes problemas que aquello iba a causar), soy de aquellos/as que han cambiado de médico o a sus hijos de pediatra.

Entonces, ¿por qué negar eso mismo a las personas que son atendidas en Servicios Sociales?. ¿Tiene sentido obligar a alguien a ser acompañado por un/a profesional con quien no conecta pudiendo acceder a otro/a si viviese en la acera de enfrente?

 

Creo que no, sinceramente. Hoy por hoy, y desde la óptica de una gran ciudad (ojo), creo que debe establecerse la libre elección de profesional.

Cuando sale el tema, suelen encontrarse argumentos contrarios que, básicamente, se centran en 3 líneas:

  • Una: la que plantea una ruptura con la dimensión comunitaria del trabajo profesional. En relación a ello, y al igual lo hacía Marchioni, opino que, una cosa es el trabajo con un enfoque comunitario de quienes atienden de manera directa, y otra, es la intervención comunitaria, que debe descansar en equipos profesionales ajenos a la gestión de prestaciones / atención directa. Desde esta óptica, no existiría el conflicto, creo.

 

  • Otra,  la que pone sobre la mesa la fragmentación de las intervenciones cuando una persona cambiase de profesional. Este argumento, realmente, lo que pone en evidencia, es la gran dificultad de los Servicios Sociales para mantener una línea de intervención al margen del profesional encargado de ella. Tendremos que apostar por la sistematización, la coordinación y el registro de acciones, entre otros elementos.

 

  • La última, la que me abre las carnes. Es la que con mayor o menor crudeza apunta a que el/la ciudadano/a es un/a aprovechado/a y buscará a quien más le convenga. ¡Pues claro! ¡Como si quienes no vamos a Servicios Sociales no lo hiciésemos!. Es más sería más bien signo de una fortaleza de esa persona, por querer cambiar, también, de situación. Por otro lado, lo del enfoque centrado en la persona ¿ dónde queda?. Sinceramente, creo que este último argumento es un reflejo de nuestras inseguridades como profesionales, que nos deberíamos hacer mirar.

El actual sistema es, en este tema, poco transparente, encorsetado, mantenedor de desigualdades y administrativamente muy complejo de gestionar (cada baja laboral genera desplazamientos de unidades censales, agendas cruzadas y cambio de profesional de facto, por ejemplo). Además, existen continuas descompensaciones que es preciso corregir de manera regular.

Es un desafío, pero creo que debemos ser valientes y apostar, desde la confianza:

  • En nosotros/as como profesionales: ello incluye esforzarnos en ofrecer al otro lo mejor de nosotros/as mismos/as.
  • En nuestros sistema de Servicios Sociales, que tiene tantas mejoras por hacer.
  • En la ciudadanía, que, no se nos olvide: es la protagonista de su proceso.

Seguro, abordar esta posibilidad, nos ayudará a mejorar en todos los sentidos. Es mi opinión personal, claro.

Ánimo

Nacho

Comparte esta entrada
ELEGIR PROFESIONAL EN SERVICIOS SOCIALES
Etiquetado en:

5 thoughts on “ELEGIR PROFESIONAL EN SERVICIOS SOCIALES

  • Pingback: UN CLIENTE MENOS, UN FRACASO NUESTRO - Pasión por el trabajo social

  • 17/08/2021 a las 11:35
    Enlace permanente

    Muy de acuerdo con tu planteamiento!
    Lo que a mi me da en el higadillo es cuando te plantean que si te prefieren es porque das más ayudas!!
    Más ayudas??
    No serán las ayudas necesarias??

    Responder
  • 14/03/2021 a las 21:17
    Enlace permanente

    Es interesante el problema puede venir de la elección de esa preferencia si es porqué es más fácil obtener prestaciones o ayudas o por realizar una buena intervención.

    Hay que medir las posibles descompensaciones de cargas de trabajo

    Además cómo podrían conocer a los profesionales : por el bica boca pero sería suficiente

    Se pierde la preferencia de la zona o del profesional

    Podrían elegir a un profesional de otro distrito como ocurre en Sanidad ¿?

    Pensamiento de un viejo profesional

    Hay que pensar no improvisar como sueleocurrir

    Responder
    • 16/08/2021 a las 20:59
      Enlace permanente

      Bueno, eso puede pasar en cualquier sector (médicos para las bajas, por ejemplo). Exigirá al mismo que se encuentren herramientas comunes de diagnóstico y tratamiento e incluso se avance en derechos que reduzcan la subjetividad en Servicios Sociales. Gracias por comentar!

      Responder
  • 13/03/2021 a las 22:11
    Enlace permanente

    Ya puestos por qué no poder elegir Centro de Servicios Sociales ?No todos tienen la misma lista de espera ,ni se les acumula la lista del SAD de la misma manera o de las ayudas de comedor o de cosas variopintas qué en ciertos barrios la gente va a comentar a su trabajador social por la confianza que tiene ,aunque sepa que no le puedes dar mucho, y en otros barrios pues van a su abogado. En fin lo importante sería que cada trabajador social,mejor cada equipo, pudiera llevar a cabo su intervenció sabiendo que hay una homogeneidad en toda la ciudad de Madrid de presupuesto y medios a disposición de la ciudadanía.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

Subscríbete a mi Blog