¿Son los Centros de Centros Servicios Sociales lugares donde se fomenta la implicación ciudadana?

Espoiler: NO. Y, últimamente, menos todavía (y me vais a permitir ser duro, aun a sabiendas de que no en todos los lugares pasa lo mismo, pretendo ser algo provocador (¿del cambio?) esta vez).

Y es que nuestros Centros, que ya antes del COVID giraban básicamente en torno a la gestión de prestaciones, han escorado en este sentido con la dichosa pandemia.

En ellos, la ciudadanía ve  reducida su participación a la posibilidad de solicitar de manera remota citas o atención, poner reclamaciones y a aceptar sí o sí un diseño de intervención para acceder a prestaciones básicas. La Covid ha engullido la ya escasa intervención grupal que se ejercía, y, prácticamente, ha borrado las visitas a domicilio: el summum de la cercanía y el acompañamiento a las personas. Respecto a lo comunitario, en algunos lugares se ha convertido en un campo de batalla en torno a la asistencia/cobertura alimentaria olvidando todo lo demás.

La urgencia de la gestión de prestaciones y la distancia social (omnipresente, cita telefónica incluida) ha deteriorado el acompañamiento que enarbolábamos y nos ha alejado de cualquier modelo que potencie la implicación individual y colectiva sin que apenas hayamos creado vías alternativas que podrían estar, en parte, apoyadas en la digitalización masiva que también hemos vivido (y que ofrece grandes posibilidades).

Pero no es tarde. Creo que es momento de salir del desierto. De hecho, en muchos lugares andamos revisándonos y proponiendo alternativas.

Es un buen momento para separar de una vez por todas intervención y prestación (y empoderar a la ciudadanía en su proceso de cambio -o no- sin mostrar el palo/zanahoria), de retomar, ofrecer y sistematizar espacios de encuentro (para quien quiera encontrarse), de abordar lo comunitario como algo más que la frase bonita del último documento de trabajo y de dinamizar el tejido social de los territorios. Y, por supuesto, salir al barrio, al domicilio, a las redes sociales, a dar la cara, aunque sea por teams (jaja) .

Y de abrazar aquello del universalismo proporcional que ha sido sacrificado por la focalización prestacional que arrastrábamos y que se ha reforzado con la COVID.

En definitiva, de resetearnos, confiar en el/la ciudadana: ¿qué quieres? ¿qué necesitas? ¿cómo quieres ser atendido? ¿nos vemos en tu casa? ¿qué puedes aportar? ¿qué te parece si nos vemos con más personas para tratar este tema? ¿por qué no te acercas a presentar esta idea o queja a …?

De ello hablaré en la Mesa redonda (SEMI PRESENCIAL) organizada por el OEISM en la Facultad de Trabajo Social de la UCM (aún se admiten inscripciones). https://observatorioinclusion.wordpress.com/2021/11/09/por-un-modelo-de-servicios-sociales-que-implique-a-la-ciudadania/

Ánimo

Nacho

Comparte esta entrada
SERVICIOS SOCIALES E IMPLICACIÓN CIUDADANA
Etiquetado en:        

2 thoughts on “SERVICIOS SOCIALES E IMPLICACIÓN CIUDADANA

  • 16/11/2021 a las 09:04
    Enlace permanente

    Provocador no se.. pero removedor de conciencias seguro!
    No estas solo en esa concepción con gran desgaste por el enfrentamiento al inmovilismo.
    Saludos Nacho!

    Responder
  • 12/11/2021 a las 10:57
    Enlace permanente

    muy buen planteamiento. Deseando escucharte en la Mesa Redonda, Allí nos vemos ! abrazos .

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

Subscríbete a mi Blog